Aznar estalla y se declara "profundamente disgustado"

  • El ex presidente del Gobierno vuelve a terciar en la crisis de los populares y traslada todo su "apoyo y afecto personal" a María San Gil y a Ortega Lara

El presidente de honor del Partido Popular y actual presidente de FAES, José María Aznar, se encuentra "profundamente disgustado" tras la decisión de María San Gil de abandonar la vida política y el anuncio de que el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara ha pedido su baja de militancia en el PP.

Fuentes del entorno del ex presidente del Gobierno explicaron a este periódico que Aznar ha remitido a San Gil y a Ortega Lara sendos mensajes en los que traslada a ambos "todo su afecto y apoyo personal".

Este pasado lunes, Aznar irrumpió en el debate interno que sacude al PP y defendió la necesidad de "procurar jugar con los mejores y además tener la voluntad y la decisión de llamarles y de agruparlos en torno a un gran proyecto".

La esposa de Aznar, la delegada del Área de Medioambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, se mostró "triste" y "preocupada" por la decisión de María San Gil de abandonar la política, así como por lo que calificó de "crisis" en el PP.

"Cuando estamos en un momento sin duda de crisis, creo que todos tenemos que reflexionar sobre lo que está pasando", dijo Botella en declaraciones a la prensa. Preguntada directamente sobre si ella se fía de Rajoy, contestó: "No voy a hacer una valoración de ese tipo. Yo, de todas maneras, creo que a los dirigentes del País Vasco hay que arroparles en cualquier situación, porque han pasado durante mucho años por una situación muy complicada y porque encarnan unos valores que han sido fundamentales en el PP, durante muchos años. Y de hecho, lo seguirán siendo".

La portavoz del PP en Juntas Generales de Guipúzcoa, Regina Otaola, aseguró por su parte que seguirá en su cargo hasta el congreso de julio y que después ya decidirá su futuro en el partido "siempre de acuerdo y consultando con María San Gil". En declaraciones a Europa Press, Otaola, que dijo hace una semana que si a San Gil no se presentaba a la reelección habría más renuncias y que ella, seguramente, también se iría, consideró ayer que el PP entra ahora "en un periodo de reflexión". "No voy a coger ahora y decir que me voy mañana, porque entramos en un periodo de reflexión y voy a seguir hasta julio y luego ya decidiré", subrayó.

También terció ayer en la polémica el diputado del PP Gustavo de Arístegui, quien aseguró que su partido se encuentra "más débil" tras la renuncia de San Gil.

El portavoz de Exteriores del Grupo Popular insistió en la necesidad de "reflexionar de manera urgente lo que está pasando" en su partido. A su juicio, si el PP "tiene los problemas que tiene", es que "las decisiones no son las correctas" y dejan al descubierto "una equivocación en la forma y en el fondo" de los mensajes que está ofreciendo últimamente. Para De Arístegui es fundamental "sumar voluntades" y no "centrifugar el partido" para evitar la marcha de "gente importante" como San Gil, a quien considera "un referente moral, ético y político". "Ha luchado por los derechos y libertades de los españoles, no sólo de los vascos", añadió el diputado del PP.

La madre del político vasco popular Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995, Consuelo Fenollar, declaró ayer que siente "mucha pena" por la situación que vive el PP y reclamó que se recapacite y se pida disculpas a María San Gil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios