Normalidad en los bancos catalanes pese a las llamadas a retirar efectivo

  • Los bancos dicen que sólo se están sacando cantidades simbólicas de 15,5 o 155 euros.

Banderas independentistas en una imagen de archivo. Banderas independentistas en una imagen de archivo.

Banderas independentistas en una imagen de archivo. / EFE

Comentarios 7

Los bancos catalanes operan este viernes con normalidad pese a la retirada masiva de efectivo convocada por entidades independentistas como "primera acción directa pacífica" de protesta en plena escalada de tensión con España.

"Es hora de demostrar que nuestra fuerza está en cada uno de nosotros, que la suma de pequeños gestos individuales puede cambiar todo", señaló la convocatoria de Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium, las dos principales organizaciones civiles que impulsan la independencia de Cataluña. "No olvides que es tu dinero".

La inusual iniciativa llegó al final de una semana marcada por el ingreso en prisión de Jordi Sànchez, líder de ANC, y Jordi Cuixart, de Òmnium, acusados de sedición, y un día después de que el Gobierno de Mariano Rajoy anunciara que intervendrá la autonomía de Cataluña para frenar el desafío independentista del Gobierno regional.

Desde primera hora, numerosos usuarios difundieron en Twitter fotos de cajeros fuera de servicio o de gente haciendo cola frente a bancos. La etiqueta #LaForçaDeLaGent (La fuerza de la gente, en catalán) se convirtió en la más usada de España en la red social.

Sin embargo, más que una retirada masiva de fondos, muchos aprovecharon para sacar montos simbólicos de 15,5 o 155 euros, alusión al artículo 155 de la Constitución que usará el Gobierno para intervenir en Cataluña.

"Lo que podemos decir es que hay tranquilidad absoluta", aseguró un portavoz del Banco Sabadell. "No hemos visto colas ni nada extraño". El banco prefirió "no entrar en valoraciones" sobre la medida en sí. En términos casi idénticos comentaron la jornada fuentes de CaixaBank consultadas por dpa.

Las dos principales entidades de Cataluña eran objetivo preferente de la medida convocada por los secesionistas, debido a que ambas sacaron sus sedes de la región y las mudaron a Valencia y Alicante, respectivamente, para hacer frente a la incertidumbre abierta por el proceso independentista.

Casi un millar de empresas de diversos sectores siguieron sus pasos desde el referéndum de autodeterminación ilegal celebrado el 1 de octubre, un golpe que contribuyó a moderar el paso del proceso independentista impulsado por el Gobierno de Carles Puigdemont.

Desde el propio Govern catalán, el consejero de Empresa Santi Vila criticó la acción promovida por ANC y Òmnium contra los bancos. "No son la mejor manera de hacerse oír", sostuvo en Twitter. "Poner en riesgo la economía es siempre un gol en contra".

Más duro se mostró Ciudadanos. "¿Intentando orquestar un corralito bancario que básicamente perjudicaría a los catalanes? La secta cada día está peor", lamentó Albert Rivera, líder de la formación.

Por el contrario, el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) de Puigdemont mostró simpatías por el boicot. "Queremos construir un país de gente libre. Queremos hacerlo en libertad, respetándonos. Con su dinero, ¡que cada uno haga lo que quiera!", escribió su coordinadora general, Marta Pascal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios