Baltasar Garzón

"Dígame en cinco minutos cinco referentes éticos en España"

  • El juez no ha perdido su contacto con Andalucía. Es asesor del Tribunal Penal Internacional de La Haya. Asegura que siempre investiga "en función del carácter delictivo, no de las siglas".

Comentarios 41

-¿La economía sumergida es corrupción?

-La economía sumergida es sobre todo un gravísimo problema de toda la sociedad que demuestra la injusticia social en que nos movemos cuando una persona se ve obligada, ante la falta de respuestas a su demanda, a buscarse los recursos económicos fuera del control y de los esquemas que regulan la economía normal. Se calcula que entre el 25% y el 30% del Producto Interior Bruto está en manos de la economía sumergida.

-¿Eso denota la existencia de una moral sumergida?

-Si hablamos de corrupción, hay un asunto mucho más grave, las organizaciones criminales que se valen de prácticas delictivas para mover cantidades enormes de dinero. Estamos hablando de mano de obra ilegal, de explotación, de trabajos esclavos.

-No hace mucho en Andalucía se construían tantas viviendas como en toda Europa y nadie puso un gramo de cordura para frenar ese disparate...

-En España todo el mundo denuncia la corrupción, pero todo el mundo luego la consiente con la mayor naturalidad. Una paradoja que implica para un país un problema bastante grave. Ha habido comisionistas que se han beneficiado de prácticas nada transparentes. Estamos hablando en el ámbito del urbanismo de la recalificación de terrenos, de construcciones altamente abusivas en espacios naturales.

-¿La sociedad del bienestar generó la categoría de los nuevos ricos y la sociedad del malestar está creando la de los nuevos pobres?

-Aparte de esos conceptos sociológicos, la situación económica en el mundo y en particular en España está acarreando unas consecuencias mayores para la clase trabajadora. Está poniendo en riesgo una serie de derechos que se suponían irrenunciables y que sin lugar a dudas va a genera problemas y ya está generando una oposición ciudadana.

-Hace años, dos periodistas fuimos a Sorihuela de Guadalimar, en Jaén...

-Es el pueblo de mi mujer.

-El alcalde estaba repartiendo vales de comida. ¿Se volverán a vivir situaciones similares con esta crisis?

-No creo. Ha habido municipios que se lo han planteado. España no se va a ver en esa situación. Estamos en una aldea global y la comunidad internacional debe estar muy atenta. No se trata de salvar a un país. La solidaridad entre países, lo mismo que rige en tiempos de bonanza, también debe regir en tiempos de adversidades.

-Usted ha investigado casos de corrupción en los dos grandes partidos. ¿Los ha hecho menos grandes?

-Cuando investigo cualquier asunto, la investigación la hago en función del carácter delictivo del caso y de las circunstancias que lo rodean, nunca en función de las siglas o de la estructura con la que se arropan. Se trata de comportamientos que siempre son individuales, aunque los individuos se aprovechen de estructuras sociales o políticas. Hoy el Código Penal prevé la posibilidad de la responsabilidad de las estructuras, no sólo de las personas, y eso es bueno.

-En Radio Clásica, el locutor anunciaba que de una pieza del Renacimiento francés pasaba a otra del Barroco italiano. El Siglo de Oro vio convivir la sima económica con cimas del arte y la cultura. ¿Dónde están hoy esos artistas?

-Siempre hago un ejercicio en relación con estos temas. En cinco minutos dígame cinco referentes éticos en España o en el mundo. Hay una crisis de liderazgo importante que va aneja a una crisis de valores. Impera la cultura de lo superficial y de lo fatuo. Si hablamos de educación, la cultura de lo público no digo que se haya perdido, pero hay riesgo de que se pierda. Hay una patrimonialización de lo público en función de intereses particulares. Hay una crisis de valores y de referentes en los que la gente pueda sentirse reflejada.

-En la biografía que Carlos Navarro Antolín ha escrito de Juan Ignacio Zoido, juez y alcalde de Sevilla, éste cuenta que usted le pidió asesoría para que le buscara casa en Sevilla...

-Creo que la mujer de Zoido (Beatriz) es de Almería. Yo estaba de juez en Almería y Zoido en Sevilla. Mi idea era irme de juez a Sevilla porque allí viven mi madre y mis hermanos, allí hice la carrera. Ésa era la idea, pero entré en el Consejo General del Poder Judicial, en el servicio de Inspección. No respondió a las expectativas y solicité el paso a la Audiencia Nacional. Fue un cambio de rumbo en mi carrera profesional.

-Nació en Torres. Hay muchas en Jaén: Torredonjimeno, Torredelcampo, Torreperojil...

-Eran fortalezas en la Edad Media. En Torres, mi pueblo, hay muy buenas cerezas.

-El campo del Jaén se llama de la Victoria...

-Yo soy más del Linares.

-Y del Barça.

más noticias de ENTREVISTAS Ir a la sección Entrevistas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios