La redacción del proyecto de reforma del mercado podría estar lista en junio

  • La renovación consiste en recuperar los patios originales e instalar un ascensor o unas escaleras mecánicas

  • Habrá reuniones con todos los implicados para consensuar la propuesta

Poco se parece en su interior el actual Mercado de la Concepción al edificio original que se construyó en 1873 con los materiales procedentes del derribo del antiguo convento de Los Descalzos, un soberbio edificio que existía en el solar de la Plaza de Isaac Peral y que fue demolido tras la Desamortización de 1868. Aunque exteriormente ha mantenido en parte el aspecto que debió tener a finales del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, el interior tiene poco que ver con el original. La Plaza de Abastos se construyó con una sola planta, que mantuvo durante mucho tiempo, con altos techos de vigas de madera y el interior de arcos de herradura, sin puestos que dividieran el espacio. Pero en los años 60 las necesidades de crecimiento de la ciudad obligaron a reformar el mercado, añadiendo una primera planta, que desde entonces ha mantenido desconectadas visualmente ambas zonas del edificio, unidas por unas incómodas escaleras. Esto ha llevado a la pérdida de los puestos que se encontraban en la planta primera de la plaza. El primer objetivo del proyecto para renovar la plaza de abastos es la recuperación de la conexión visual entre ambos espacios, desligados entre sí desde aquella reforma, así como la recuperación de los patios que tuvo el antiguo mercado, que están ahí pero hay que rescatarlos y sacarlos a la luz. Para recuperar la conexión visual entre ambas plantas se plantean una serie de demoliciones interiores para abrir la galería de la primera planta hacia la planta baja. Una vez conseguidas la unidad visual del interior, recuperando además los dos patios originales introduciendo luz natural a través de ellos, se conectarán ambos espacios para comodidad de los usuarios, con la instalación de unas escaleras mecánicas (además de las convencionales) o un nuevo y amplio ascensor que facilite los accesos.

De esta forma, aunque no se pueda recuperar el aspecto original del mercado, se podrá configurar un espacio más asequible para el comprador, sin la sensación algo claustrofóbica que traslada actualmente el edificio a los usuarios y a los propios placeros.

Pretende unificar las dos plantas e introducir luz natural a través de los patios originales

En líneas generales estos son los objetivos del proyecto de reforma del mercado que se está redactando desde el mes de enero, y en cuyo desarrollo están teniendo un importante papel tanto los propios comerciantes de la plaza de abastos, a través de la Asociación Acodema, como la empresa Sierpes Consultora, que a través de su gerente Sofía Kalas viene asesorando a los placeros y actuando como intermediaria entre los comerciantes, el Ayuntamiento (concejalías de Comercio y Fomento) y el arquitecto redactor del proyecto, Manuel Fernández-Prada Navarro.

Según dicha consultora, ya se han celebrado varias reuniones entre el arquitecto y representantes de Acodema, para ir perfilando diferentes detalles del proyecto, cuya redacción asciende a unos 18.000 euros. También se está a la espera de una reunión con el nuevo concejal de Comercio. En principio, se ha acordado que la zona de servicios, taquillas y vestuarios de los trabajadores del mercado y los placeros se sitúen en la planta alta del inmueble, donde se ubicaría también una sala de exposiciones, talleres y ludoteca, aunque el uso de la totalidad del espacio no está aún determinado.

De igual forma, la galería del edificio en planta baja en paralelo a la calle Sierpes se dedicaría íntegramente a zona de pescaderías y productos cárnicos, con idea de que cuando se cierre, el resto del edificio quede desligado y pueda dedicarse a actividades relacionadas con servicios de hostelería. Todos los puestos abiertos actualmente podrán mantener su actividad en el edificio reformado.

Una vez redactado, se podrán asignar partidas presupuestarias, para un proyecto de rehabilitación que el alcalde cifró a finales del pasado año en unos 300.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios