La magia llegó desde el cielo

  • Las previsiones meteorológicas no se cumplieron y respetaron el recorrido de la cabalgata de Reyes · El tradicional acto de adoración al Niño Jesús se celebró en Peral por las obras en la plaza de España

Comentarios 9

El Rey Gaspar le dijo a todos los niños de El Puerto: "Niños y niñas de El Puerto. / Hemos venido hasta aquí tras una estrella / para deciros bien alto que la magia existe, / que nunca dejéis de creer en ella, / que los sueños se cumplen / y que el mejor regalo es la vida. / La vida, la palabra más bella". Y se puede decir que hubo magia en esta jornada ya mágica de por sí. Las previsiones meteorológicas del día anterior daban un 80% de probabilidad de lluvia para la jornada de ayer. Pero durante la mañana este porcentaje ya se había reducido al 65.

A la hora clave, el cielo estaba algo nuboso pero no presagiaba lluvia. El concejal de Fiestas, Millán Alegre, hacía las últimas consultas a los servicios meteorológicos (llamaba a la Base de Rota, la información "más fiable", aseguraba) y se decidía que todo fuera tal y como estaba previsto ya que la amenaza de lluvia se quedaba simplemente en eso. Por tanto, pocos minutos antes de las cinco de la tarde sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar (encarnados por Francisco Camacho, Rafael Navas y Antonia Gil) salían a caballo del Castillo de San Marcos para dirigirse a la plaza del Polvorista. Al séquito se sumaban la Estrella de la Ilusión (la diseñadora Rocío Tejada) y el Cartero Real (representado por el cantante del programa 'Se llama Copla' Nicolás García). En El Polvorista, Sus Majestades lanzaban los primeros caramelos de las 12 toneladas que tenían previsto repartirse durante todo el recorrido.

Como es tradicional, los Reyes Magos también dirigían unas palabras a la multitud congregada en la Plaza. Gaspar hizo de portavoz de Sus Majestades: "Esta noche os tenéis que acostar temprano y soñar, soñar mucho con la magia de los Reyes Magos y también pensar en aquellos niños que en todo el mundo también sueña como vosotros".

Pasadas las seis de la tarde la comitiva iniciaba un recorrido que contaba con importantes cambios con respecto al año pasado, en su mayoría producidos por las obras que se están ejecutando en distintas partes de la ciudad. Así, por el ejemplo, el acto de adoración al Niño Jesús que se realiza habitualmente junto a la Iglesia Mayor Prioral se ha trasladado a la plaza de Peral, donde ha estado instalado el Belén municipal durante toda la Navidad. A este lugar llegaba el cortejo real en torno a las ocho y media de la tarde.

El desfile estaba conformado por 13 carrozas; las de los Reyes iban engalanadas con motivos árabes, persas e egipcios y precedidos por unos carros tirados por pajes que llevaban el oro, el incienso y la mirra; la del Nacimiento llevaba a los pequeños de la hermandad de El Olivo, cofradía que este año conmemora el 50 aniversario de su fundación; y había otras bateas decoradas con los protagonistas de dibujos animados de éxito como Up, La bella y la bestia y Bob Esponja.

Un detalle. La estrella de la Ilusión, como diseñadora que es, se confeccionó su propio vestuario cuyos bocetos ha regalado a la Concejalía de Fiestas para que sirva de modelo para años venideros.

Mientras por la mañana, y por segundo año consecutivo, los Reyes Magos (en este caso encarnados por Víctor Pastoriza, Alfonso Luque Soriano y José María Sevilla) repartieron más de 3.000 balones y peluches en el centro cultural Alfonso X El Sabio. La cola llegó en algunos momentos hasta la plaza de la Herrería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios