Unos cazadores tras la noticia

  • El periodista Óscar Lobato presentó en la fundación Alberti su primera novela, 'Cazadores de humo', mediante un coloquio sobre su profesión

Una historia que engancha desde la primera línea, con unos momentos de frenética acción y un sorprendente final. Son los principales rasgos de Cazadores de humo, el estreno editorial del periodista Óscar Lobato. La novela se presentó en la noche del jueves en la fundación Rafael Alberti, un acto que fue organizado por la asociación cultural Razzia artis.

El libro, editado por Alfaguara y a la venta desde mediados del pasado año, ha sido uno de los grandes lanzamientos de escritores noveles de los últimos meses. En él, se narra la historia de dos periodistas a la caza de una misma noticia, dos profesionales de la información que son "el yin y el yang", tal y como los describe su creador. Los protagonistas son Saurina Vallseca y Wamba Rodríguez, dos redactores de un periódico, El eco de Cádiz, que tratan de investigar las extrañas muertes de unos inmigrantes en la comarca de La Janda.

Óscar Lobato no estuvo solo en la presentación de su libro, que no fue tal sino que más bien fue un coloquio con "amigos", todos periodistas, que hablaron de esta profesión tan denostada en estos últimos años por culpa de los programas de chismorreo y crónica social que llenan las televisiones. Junto a él se sentaron el fotógrafo de la delegación de El Puerto de Diario de Cádiz Fito Carreto; Silvia Tubio (redactora de La Voz de Cádiz); Pipi Gago, del gabinete de prensa del Ayuntamiento de Jerez); y Modesto Barragán, director de Canal Sur en Cádiz.

Todos ellos preguntaron a Lobato sobre distintos aspectos de su libro y de su vida profesional y personal así como relataron anécdotas y situaciones en el trabajo vividas juntos. Actualmente es portavoz de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz aunque durante muchos años ha sido un destacado redactor de Diario de Cádiz, Europa Sur, Diario 16 y de la agencia Efe.

El autor explicó que Cazadores de humo es fruto de un trabajo de tres años de maduración y uno de escritura, aunque buena parte del estudio de campo y de recopilación de datos ha sido a lo largo de su trayectoria profesional. Desde un principio buscó que su novela entretuviera, se pudiera aprender de ella y se sacaran conclusiones.

También, y casi como una necesidad hacia su profesión, quiso con el libro continuar su particular batalla contra el periodismo del chismorreo y del mal gusto. En definitiva, Cazadores de humo es una historia "real" en la que muchos periodistas se han visto reflejados o han visto a otros compañeros. Quería demostrar lo que es el ejercicio del periodismo bien hecho, en definitiva. "Nuestra función no es otra que la de tratar de acercarnos lo más posible a la verdad y ser lo más leal a ella", advirtió.

Lobato ya prepara su segunda novela, una nueva incursión editorial, un mundo en el que, a pesar del éxito de ventas (aunque no por tanto para poder retirarse), sigue sintiéndose extraño puesto que ha sido, es y será periodista. Eso sí, a nadie le amarga que su primera novela la publiquen junto al último lanzamiento de Juan Cruz o Günter Grass.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios