Los aparcamientos de motos serán regulados a petición de los barrios

  • La creación de estacionamientos para bicicletas en el centro histórico estará a expensas de las próximas obras del proyecto de Urbanismo Comercial

Comentarios 5

El problema de la falta de aparcamientos para coches que padece la ciudad, principalmente en las zonas comerciales, podría solventarse de muchas maneras: más bolsas de aparcamiento, más y mejor transporte público... Pero mientras estas opciones resultan demasiado caras para como está actualmente la economía municipal, el Ayuntamiento aprobó recientemente en pleno una medida para al menos paliar este problema y ganar algunas plazas de aparcamiento: la regulación de las zonas donde estacionan las motos y bicicletas. La idea es evitar que las motos aparquen a sus anchas, pues en muchas ocasiones, un solo ciclomotor ocupa el sitio que podría emplear un turismo.

El equipo de Gobierno ya lleva un tiempo estudiando la problemática, en función de las demandas vecinales de los barrios y, de hecho, ya ha creado varios aparcamientos exclusivos para motocicletas en tres puntos de la ciudad: plaza del Polvorista, calle Valdés (a la altura de los Toreros) y calle Larga (junto a la plaza Peral). Son pequeñas áreas valladas en las que caben una decena de motos, de modo que, según apuntan desde el Ayuntamiento, "se ganan muchas plazas para los turismos".

Sin embargo, el Gobierno local, a través del área de Mantenimiento Urbano, apunta que ahora mismo no hay más demandas vecinales, por lo que la futura instalación de nuevos espacios para vehículos de dos ruedas está en suspenso.

La propuesta aprobada en pleno, presentada por IU, a través de su concejal Julio Acale, también contempla la regulación de los aparcamientos para bicicletas. Sin embargo, como apunta Acale, "lo fundamental ahora son las motos, pues son las que causan un problema actualmente y hay muchas más que bicicletas". Pero el equipo de Gobierno ya ha señalado que la instalación de estos aparcamientos será coordinada con las obras del proyecto Urbanismo Comercial, que en los próximos meses se ejecutarán en las calles Luna y Misericordia. El Ayuntamiento pretende regular estos espacios en el centro histórico en un primer momento para luego extenderse por otras zonas, pero matiza que en este asunto ya no están sujetos a las demandas de los barrios. El objeto de la iniciativa es la de potenciar el uso de la bicicleta como transporte público. El Puerto reúne unas condiciones excepcionales para su práctica diaria (suelo llano, clima suave) pero todavía no es algo común y tampoco la Administración ha puesto demasiado de su parte para fomentar su uso. En la actualidad sólo hay tres carriles-bici que no sirven como vías de transporte alternativo sino para pasear, y sólo hay unos cuantos aparcamientos en toda la ciudad (Polvorista, Ciudad Deportiva). Pero hay lugares en los que no hay sitio para guardar la bicicleta a pesar de lo útil que resultaría: Piscina municipal o edificio San Luis, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios