Los adoquines que se están retirando del centro no se repondrán tras la obra

  • Comercio quiere unificar la estética de calles como Misericordia y Luna con el resto de las fases del proyecto Urbanismo Comercial · Los trabajos llegarán a La Herrería una vez que pase el verano

Comentarios 7

Los adoquines que se están retirando estos días de la calle Misericordia, con motivo de los trabajos de la cuarta fase del proyecto Urbanismo Comercial, no serán repuestos tras las obras, según dijo ayer el concejal responsable de Comercio, Francisco Aguilar. En el transcurso de un desayuno informativo organizado por el Ayuntamiento, Aguilar detalló las actuaciones que se seguirán en los próximos meses con motivo de esta cuarta fase del proyecto, cuyo objetivo final, que se desarrollará hasta un total de siete fases, es la puesta en marcha de un Centro Comercial Abierto (CCA) que tendría como límites las calles Vicario, Palacios, la plaza de Isaac Peral y la avenida de la Bajamar.

Con respecto a los adoquines, que se están almacenando para su posible uso en otra actuación municipal, Aguilar explicó que se ha querido unificar la estética de esta nueva fase del proyecto con las ya ejecutadas hasta ahora, la última en las calles Ganado y Nevería, con un firme de granito natural pulimentado y sin acerado. Cuando el anterior equipo de gobierno acometió las fases anteriores de Urbanismo Comercial, el Partido Popular criticó este cambio en la estética urbana y nada más llegar al gobierno anunció que en las siguientes fases se mejoraría la imagen de las calles peatonalizadas, aunque finalmente parece ser que tanto Misericordia como el resto de las vías que integran la nueva actuación (Luna y la herrería) ofrecerán el mismo aspecto que tienen hoy las calles que ya han sido modificadas. Esto no fue posible en actuaciones como la de la calle San Juan por la oposición de los vecinos, si bien dichas obras no pertenecían al mismo proyecto sino a otra actuación impulsada por Apemsa.

Lo único que se va a modificar con respecto a las fases anteriores va a ser el mobiliario urbano y el alumbrado público, a los que se dará un aspecto más clásico que los de las fases anteriores. De hecho, el vanguardista mobiliario de calles como Ganado o Nevería se modificará, en cuanto el presupuesto lo permita, por otro menos audaz.

En cuanto al ritmo de ejecución de los trabajos, Francisco Aguilar explicó que esta cuarta fase, con un presupuesto de 1.546.268 euros co-financiados entre Junta y Ayuntamiento, y un plazo de ejecución de nueve meses, se ha faseado a su vez en distintas etapas, la primera de las cuales ha sido la de la calle Misericordia entre Luna y Palacios, el tramo que presenta menos movimiento comercial. El siguiente tramo en ejecutarse, y que coincidirá con el verano, será el de la calle Luna entre Larga y Misericordia. Una vez pasada la temporada estival, tras la festividad de la Virgen de los Milagros, se acometerá la reforma en la plaza de la Herrería, quedando tan solo por ejecutar el tramo más hostelero de la calle Luna, el comprendido entre La Herrería y la calle Luna.

Como destacó el alcalde, Enrique Moresco, "todas estas actuaciones han sido consensuadas con los agentes económicos y sociales de la zona", al tiempo que las actuaciones se han coordinado entre las diferentes concejalías implicadas.

1,5

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios