Salvados por la campana

  • La ausencia de Alfonso Candón (PP) permite al equipo de gobierno sacar adelante las ordenanzas fiscales y varias modificaciones del Plan de Ajuste para adaptarlo al presupuesto prorrogado

Comentarios 1

El equipo de gobierno municipal tuvo ayer un buen día, por un doble motivo. Y es que en el pleno ordinario correspondiente al mes de febrero, por un lado pudo contar ya con la presencia de la nueva concejala socialista, Ana María Arias Doello, que se incorpora a las filas del bipartito casi dos meses después de que dimitiera su predecesora, Silvia Valera. Además la aritmética se alineó en esta misma sesión con PSOE e IU y la ausencia del concejal y diputado nacional Alfonso Candón, del Partido Popular, permitió que salieran adelante una batería de asuntos económicos que peligraban por la precaria minoría del gobierno local, como la aprobación definitiva de las ordenanzas fiscales o la adaptación del plan de ajuste al presupuesto prorrogado de 2016, a la espera de que se apruebe el correspondiente a este año. Cabe destacar que en esta sesión el concejal no adscrito, Carlos Coronado, se abstuvo en la mayoría de los asuntos de gestión, alineándose así con los grupos de Levantemos El Puerto y Ciudadanos, de manera que el no de los populares se quedó en ocho votos en la mayoría de estos asuntos frente a los nueve del equipo de gobierno.

La parte más amable del pleno fue sin duda la toma de posesión de la nueva edil, con el añadido de que Ana María Arias es la madre de otro de los concejales socialistas, a la sazón el portavoz de ese grupo municipal, Ángel M.González. Todos los portavoces tomaron la palabra para desear a la nueva concejala suerte y tino en su labor, siendo su propio hijo el encargado de darle la bienvenida desde las filas socialistas.

La socialista Ana María Arias tomó posesión de su acta y pididó unidad a sus compañeros

Ana María Arias agradeció la bienvenida de sus compañeros y agradeció esta oportunidad que se le brinda para trabajar por su ciudad natal, al tiempo que solicitó a sus compañeros de corporación "unidad" para poder mejorar la vida de todos los portuenses.

Tras la incorporación de la nueva edil quedó aprobada también sin mayor problema la distribución de las atribuciones económicas de los concejales, con arreglo a lo suscrito en el pacto de gobierno en junio de 2015 y de acuerdo con las nuevas responsabilidades que asumirá cada concejal a partir de ahora.

En el caso de la ordenanza fiscal general, que quedó aprobada, se trataba sobre todo de desestimar la única alegación presentada por parte de un ciudadano, aprobándose también de forma definitiva la tasa de suministro de agua y de alcantarillado, que conlleva una leve subida. En este punto el concejal no adscrito también votó no, al igual que el PP, pero dado el empate técnico prevaleció el voto de calidad del alcalde.

Antes de que se procediera a la votación de los asuntos relacionados con las modificaciones necesarias en el plan de ajuste, tomó la palabra Trinidad Domínguez en nombre de las trabajadoras de Ayuda a Domicilio. Domínguez solicitó a los grupos de la oposición que no se torpedeara la aprobación de estas modificaciones, ya que el buen funcionamiento de este servicio municipal, entre otros, dependía de ello. "Estáis abocados al entendimiento y pedimos buena voluntad para que se resuelvan los problemas", solicitó, momento tras el cual el alcalde, David de la Encina, pidió disculpas por la falta de diálogo que se ha producido con el resto de los grupos en algunas ocasiones, haciendo además propósito de enmienda. Este discurso, sin embargo, no caló en los populares, que igualmente votaron no a las modificaciones propuestas del plan de ajuste. El portavoz del PP, Germán Beardo, justificó esta postura al tachar de "patada hacia adelante" las modificaciones del plan de ajuste para gestionar la ciudad sin tener aprobados los presupuestos de este año. El popular además volvió a pedir al gobierno local que se someta a una cuestión de confianza, dada su minoría.

Entre los asuntos que se llevaron a la sesión por la vía de urgencia destaca la propuesta de modificación puntual del PGOU en el ámbito de Las Beatillas, para la ubicación de un proyecto agroalimentario impulsado por la empresa Casalbor. Este punto salió adelante con el apoyo de todos los grupos, a excepción de Levantemos El Puerto, que se abstuvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios