una nueva familia en el palacio

Purullena se vuelve a llenar de vida

  • Los vecinos del Barrio Alto disfrutan de distintos talleres educativos y ocupacionales

  • Ayer celebraron una convivencia todos los usuarios y monitores

El acto tuvo una muy buena acogida y contó con la participación del alcalde, David de la Encina; y los concejales Antonio Fernández, Ana María Arias y Matilde Roselló. El acto tuvo una muy buena acogida y contó con la participación del alcalde, David de la Encina; y los concejales Antonio Fernández, Ana María Arias y Matilde Roselló.

El acto tuvo una muy buena acogida y contó con la participación del alcalde, David de la Encina; y los concejales Antonio Fernández, Ana María Arias y Matilde Roselló. / andrés mora

Los pasillos del Palacio de Purullena vuelven a llenarse de vida un año más. Pese a que la edición anterior los cursos empezaron más tarde de lo previsto debido a las diferentes obras de adecentamiento que tuvo lugar en este emblemático lugar, este año los usuarios de los diferentes talleres los comenzaron en tiempo y forma.

Durante la mañana de ayer los distintos usuarios de todas las actividades que se engloban dentro del Proyecto de Intervención en Zonas con Necesidades de Transformación Social de la zona de Barrio Alto se reunieron para compartir una jornada de convivencia junto al alcalde, David de la Encina; el concejal de Fomento, Antonio Fernández; la concejala de Participación y de Igualdad, Matilde Roselló; y la concejala de Educación, Ana María Arias.

Alrededor de 400 portuenses se benefician de estos programas sociales

Los propios monitores de cada curso mostraron los objetivos y las herramientas para enseñar tanto a los miembros del equipo de gobierno presentes como al resto de usuarios cómo se desarrollan las actividades que se imparten en las aulas de este edificio, un conjunto de actividades municipales en las que participan alrededor de 400 portuenses.

Este proyecto de intervención en una de las zonas más afectadas por la desigualdad social se divide en cuatro programas totalmente diferentes enfocados para personas de distintas edades. El primero que se presentó fue el curso 'Reanuda tus estudios', destinado a personas que no finalizaron sus estudios primarios y secundarios y darles una segunda oportunidad para que los efectúen. Esta actividad está pensada para personas con edades comprendidas entre 17 y 50 años, con lo que son muchos los jóvenes que también llenan de vida este gran Palacio, pese que el resto de cursos sí que están destinados a personas de más de 65 años.

Otro de los cursos en el que cualquier portuense o asociación puede inscribirse es el de 'Ciudadanos Voluntarios', un programa que realiza una serie de actuaciones para fomentar el voluntariado y el interés de participar en los diferentes colectivos y asociaciones que existen en la ciudad. Además de los cursos de formación, también realizan ponencias en los centros educativos para inculcar los diferentes valores del voluntariado y ayudan a las asociaciones para encontrar personas que colaboren en las labores del colectivo. Incluso están trabajando para formar un grupo de 'Mayores Voluntarios', para que los vecinos de Barrio Alto se ayuden entre ellos gracias al movimiento asociativo.

Por todos estos motivos estuvo presente en esta convivencia la presidenta de la asociación de Barrio Alto, Inma Alcántara, quien agradeció la labor de los monitores de este programa que propicia el civismo y la concienciación sobre la importancia de la colaboración entre vecinos para mantener perfectos no sólo los espacios donde conviven, sino que en cada casa no haya ningún vecino que se sienta solo.

Asimismo, este proyecto también engloba la 'Atención socioeducativa a la familia', en la que se lucha contra el absentismo, el acoso escolar y la implicación de los padres en la labor educativa de sus hijos. Unas labores que ayudan tanto a la familia como al menor a rendir mejor en las clases y desarrollarse como persona.

Los programas estrella dentro de este proyecto son sin duda los destinados a los mayores del barrio, ya que se promociona la salud, el ocio, el tiempo libre, la sensibilización y la participación social a través de la musicoterapia, clases de gimnasia, de memoria, talleres de lectura, de escritura...

Una serie de clases que ayudan a que sobre todo a que las señoras de este barrio se empoderen y realicen ejercicios que nunca antes se habían planteado realizar como leer, escribir o bailar en una fiesta, según relataban muchas de las usuarias de estos cursos.

Entre ellas, había algunas que afirmaban que no solo les había servido como vía de escape para despejarse de las cosas de casa o a conocer nuevas amigas, sino que también había contribuido a mejorar su salud, ya que no tenían tantas dolencias como antes.

Unos cursos que en definitivan velan por la mejora en las vidas de todos y cada uno de los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios