El Gobierno local justifica la subida de la basura en su plan de saneamiento

  • El concejal de Hacienda defiende el incremento aprobado ayer en pleno y rechaza las alegaciones del PSOE · La oposición acusa al PP de incumplir su programa electoral y de aplicar una tasa "escandalosa"

El equipo de Gobierno formado por el PP, PA y el edil no adscrito Fernando Gago, decidió ayer finalmente aprobar la subida de las tasas de basuras en un 30 por ciento, de forma que a partir de enero los usuarios pagarán con cada recibo de basura (cada dos meses) en vez de 17,172 euros un total de 22 euros como cuota fija cada dos meses. El equipo de Gobierno desestimó las alegaciones del PSOE contra el acuerdo plenario aprobado inicialmente el 31 de octubre, alegaciones que fueron defendidas por el portavoz de dicha formación, Joaquín Corredera, que se basó sobre todo en que en su programa electoral el PP se comprometió a congelar los tributos municipales.

El concejal de Hacienda David Páez afirmó que las alegaciones del PSOE se desestimaban debido a los informes negativos de los técnicos, y reconoció que si bien las decisiones económicas a veces no son sociales, "yo estoy aquí para arreglar las arcas municipales", arrogándose la autoría de la impopular subida "porque hay que seguir con el plan de saneamiento municipal", con objeto de reducir el déficit. Además, David Páez expuso que si bien sube la basura, el resto de impuestos municipales en su conjunto se incrementan incluso por debajo del IPC, tan sólo un 2,7 %, mientras dicho índice se sitúa actualmente en un 4%. Los razonamientos técnicos del economista David Páez, fueron rechazados por el concejal Joaquín Corredera, que denunció que en dichos argumentos "se ha soslayado hacer una valoración política que nosotros si debemos hacer", algo en los que coincidió con toda la oposición. Corredera calificó la nueva tasa de basuras como "escandalosa, sin ningún acto similar en la historia de El Puerto", a la vez que indicó que para reducir el déficit "pueden ustedes ahorrar en gastos de protocolo, para Alcaldía, menos gastos diversos y menos despilfarro". Además, acusó al edil de Hacienda de no tener "hechos los deberes", ya que pese al mandato del pleno "aún se desconoce el déficit que arrastra el Ayuntamiento con la anterior empresa concesionaria de limpieza", lo que rechazó Páez de forma tajante, recordando la "cuantiosa subida" de la tasa de basuras que ya se produjo en 2004, siendo el socialista García de Quirós edil de Medio Ambiente.

Por su parte, Ángeles Mancha (IU) dio a su intervención un tono más social, y criticó que la repercusión de esta tasa obliga a pagar a todos por igual, independientemente de su nivel de renta, perjudicando a las rentas más bajas: "Los impuestos y las tasas son medidas políticas, y tienen ustedes que tener conciencia de la realidad de los ciudadanos", afirmó la concejala, invitando al equipo de Gobierno a "dar marcha atrás y reconsiderar la subida". En esta ocasión Ángeles Mancha, y no el PSOE, reprochó al PP que pese a que ya en mayo conocían la situación de déficit del Ayuntamiento, apoyaran la adjudicación del servicio a la empresa FCC, a un precio mayor que las otras aspirantes a la concesión.

Por su parte, IP intervino por medio de su concejala Silvia Gómez, para defender las alegaciones de la Federación Provincial de Empresarios de la Construcción, que con la del PSOE y la comunidad de propietarios Torre Bahía, han sido las únicas presentadas para pedir la retirada de estas tasas, y que finalmente ayer fueron desestimadas.

Cerró el pleno extraordinario el alcalde Enrique Moresco, quien reconoció que la decisión adoptada de subir la basura era "difícil", acusando al PSOE de "mentir cuando dicen que la congelación de tasas era una promesa electoral. No se dejen engañar - concluyó- el conjunto de los tributos es menor que lo que se pagaba antes; bajan un 1,4 por ciento respecto al IPC".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios