Concentración ante las prisiones por una mejor atención sanitaria

Las asociaciones Andad, derechos Humanos y Anydes han convocado para este próximo sábado, 1 de diciembre, una concentración ante las prisiones de Puerto 1 y Puerto 2 con motivo de la celebración del Día Mundial de la Lucha Contra el sida. La concentración comenzará a las doce del mediodía y con ella los colectivos convocantes pretenden llamar la atención sobre el problema de la sanidad en las cárceles, donde se dan tasas mucho más elevadas no sólo de sida, sino de otras enfermedades graves como la tuberculosis o la hepatitis, por no hablar de los trastornos mentales y de los enfermos duales, esto es, toxicómanos que presentan además alguna patología mental.

Eduardo Manzanas, por parte de Andad, lamentaba ayer que el funcionamiento de la atención sanitaria en las prisiones deja mucho que desear, entre otras cosas porque suelen primar otros aspectos antes que el de la atención médica en sí misma. Como explicó Manzanas en las cárceles hay médicos de atención primaria pero no especialistas, lo que significa que los presos han de ser trasladados a consultas externas. En muchas ocasiones estas citas se pierden por la falta de agentes disponibles para la custodia de los presos, pasando la atención sanitaria a un segundo plano frente a la necesidad de custodia del recluso. En este mismo sentido, el representante de la Asociación de Derechos Humanos, Rafael Lara, señalaba que un paso imprescindible para mejorar la atención médica a los presos sería que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) se hiciera cargo de las competencias sanitarias que ahora ostenta en las prisiones la Dirección general de Instituciones Penitenciarias. De hecho, desde el año 2004 una norma legal regula la posibilidad de transferir estas competencias a las comunidades autónomas, pero hasta ahora sólo Cataluña ha puesto en práctica esta posibilidad. Lara aportó algunas cifras sobre la incidencia del sida en las prisiones frente al resto de la sociedad, señalando que en la calle tres personas de cada mil están afectadas por el VIH, mientras que en las prisiones esta cifra se dispara hasta alcanzar a 190 de cada mil reclusos. Uno de los motivos, según Lara, es el hacinamiento que se sufre en las prisiones españolas, con unas tasas de un 173 por ciento de sobreocupación. En cuanto a los médicos disponibles, en España hay un médico por cada 162 presos y un psicólogo por cada 310 reclusos, mientras que hay cinco funcionarios de prisiones por cada preso. Los representantes de Andad y Derechos Humanos también lamentaron el recorte de prestaciones sociales que se está dando con los toxicómanos, muchos de ellos afectados por el sida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios