Cáritas atiende mensualmente a más de 300 familias con necesidades

  • La entidad cuenta desde hace ya varios años con un importante frente abierto en la atención a los inmigrantes, sobre todo bolivianos · 25 personas encontraron trabajo en 2007 a través de la ONG

Comentarios 4

La coordinadora de Cáritas Parroquiales acaba de cerrar los resultados del ejercicio 2007 y tan sólo con echar un vistazo a los ingresos y los gastos se puede entender la gran labor social que desempeña esta ONG en la ciudad. A lo largo de 2007 Cáritas destinó casi 115.000 euros a satisfacer las necesidades de las familias desfavorecidas. De entre los conceptos destacan los casi 28.000 euros destinados a alimentos, 14.600 euros invertidos en vivienda y más de 17.000 euros destinados al pago de recibos de luz y agua de familias que por un motivo u otro han solicitado esta ayuda a la entidad. Los ingresos registrados durante 2007 ascendieron a 119.000 euros, la mayor parte recabados en las colectas mensuales y otra importante parte en concepto de donativos (casi 26.000 euros) y cuotas de colaboradores (cerca de 13.000 euros).

El coordinador de Cáritas Parroquiales en la ciudad, José Serrato, explica que la organización atiende como media durante todo el año a unas 300 ó 350 familias mensualmente. Esta cifra se refiere únicamente a lo que desde la entidad denominan "nativos", es decir, familias portuenses que por una u otra razón atraviesan un bache y necesitan ayuda económica y social. Se trata, sobre todo, de ayudas para alimentos porque suele tratarse de personas con escasos ingresos que viven con otros familiares o disponen de un techo. En este capítulo se incluyen también ayudas destinadas al pago de los recibos de luz y agua. Cuando se trata de problemas más serios, como la necesidad de una vivienda, normalmente desde la ONG se remite a estas personas a Bienestar Social.

Al margen de estas más de 300 familias hay que citar el caso de otras 120 familias inmigrantes que mensualmente son atendidas por Cáritas. En su mayoría son familias procedentes de Bolivia, en concreto de dos regiones bien diferentes del país andino como son Cochabamba y Santa Cruz. Como explica José Serrato, ahora tienen más difícil conseguir el visado que les permite venir a España pero desde hace unos años el procedimiento habitual ha sido venir a España como turistas y una vez aquí, muchos de ellos se han quedado. Muchos de ellos no tienen regularizada su situación en nuestro país, lo que hace que trabajen eminentemente en labores de economía sumergida, sobre todo en la ayuda del hogar en el caso de las mujeres. La mala situación económica de muchas de estas personas hace que se hayan convertido, en los últimos años, en uno de los principales frentes a los que tiene que atender Cáritas, sobre todo mediante la aportación de ropa, electrodomésticos, menaje de hogar y otras necesidades. Muchas de estas familias viven agrupadas en pisos de alquiler, en los que puede haber hasta cinco familias viviendo juntas.

Desde Cáritas destacan la buena relación que mantienen con Bienestar Social, con quienes intercambian continuamente datos e información para evitar, en la medida de lo posible, la picaresca que aún se sigue dando en algunos casos, aunque son la minoría ya que cada vez se controla más la situación real de necesidad de las familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios