El Ayuntamiento estudia traerse una falla para la próxima Feria

  • La dedicatoria a Valencia coincidirá con importantes cambios organizativos y modificaciones del protocolo, ya que se quiere hacer un único acto de inauguración

Comentarios 11

Los concejales de Fiestas, Mantenimiento Urbano y Policía Local ofrecieron ayer un balance de lo que ha dado de sí la edición de la pasada Feria de Primavera. Millán Alegre destacó que la principal característica de la feria había sido "la normalidad" y dijo que han sido unas jornadas que el equipo de gobierno ha dedicado en gran medida a la observación, para acometer en los próximos años los cambios necesarios. Así, el edil de Fiestas anunció que se volverá a plantear la instalación de las tradicionales fachadas de mampostería en las casetas y se modificará el reglamento, de manera que el Ayuntamiento pueda ser mucho más escrupuloso en asuntos relacionados con la decoración y el exorno de las casetas.

También anunció Millán Alegre cambios en el protocolo de la inauguración, ya que no se quiere abrir la feria dos veces (una de noche, con el alumbrado, y otra con la izada de banderas) sino unificar todos los actos en una sola jornada.

Tras destacar la buena relación establecida con los miembros del gobierno navarro que han estado en la Feria (una representación municipal les devolverá la visita con motivo de los sanfermines), el concejal anunció que ya se está trabajando en la dedicatoria de la próxima edición a la ciudad de Valencia, planteando incluso que se pueda traer una falla. Sobre la ausencia de toros en esta pasada Feria, Alegre la justificó señalando que "el nuevo empresario quiere empezar con buen pie, sin prisas".

Por lo que respecta a la seguridad, el concejal Carlos Montero explicó que en el botiquín instalado en Las Banderas se atendió a 290 personas, de las cuales 177 procedían de El Puerto. En la mayoría de los casos se trató de heridas inciso contusas, golpes y cefaleas, siendo necesario realizar 19 traslados al hospital.

En cuanto a la novedad instalada este año relativa a la seguridad de los niños, Montero indicó que se han repartido 557 pulseras identificativas en esta pasada Feria, lo que ha servido para solucionar diversos casos de extravío de menores. Las pulseras llevan el teléfono de los padres y de este modo si alguien encuentra un niño perdido puede localizar a sus progenitores con una simple llamada. El edil de Policía Local anunció que este sistema se pondrá en marcha también este verano en las playas. Sobre los incidentes registrados en estos días de fiesta, Montero destacó la trascendencia de la reyerta registrada en la caseta de la peña Al-Andalus, que se saldó con dos heridos graves, uno de los cuales podría haber perdido incluso la visión. Fue una pelea a botellazos en la que se vio implicado un gran número de personas. Como anécdota, cabe decir que alguien robó el cartel de la calle dedicada a Navarra, aunque luego apareció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios