La deuda hipotecaria bate otro récord pero crece al menor ritmo en 13 años

  • El Banco de España cifra el volumen global en 646.121 millones a cierre de 2007, un 13,2% más · El organismo regulador explica la desaceleración por el endurecimiento en la concesión de créditos

La deuda contraída por las familias españolas para comprar una vivienda aumentó el 13,2 por ciento en el conjunto del año 2007, hasta 646.121 millones de euros, lo que representa el ritmo de crecimiento más bajo a cierre de año desde 1995, momento en el que comenzaron a registrarse esos datos. No obstante, este volumen representa al mismo tiempo, un ejercicio más, otro nuevo récord histórico, según la serie que registra el Banco de España desde hace ya 13 años.

Esa tasa de crecimiento contrasta además con los incrementos por encima del 20 por ciento registrados en el volumen de hipotecas consecutivamente desde 2003 a 2006, ambos incluidos. Este menor ritmo de crecimiento del endeudamiento familiar está en línea con la desaceleración de los precios de la vivienda iniciada en 2006. Así, la vivienda libre se encareció el 4,8 por ciento en 2007, al situarse en 2.085,5 euros por metro cuadrado al cierre del ejercicio, lo que supone el nivel más bajo de la última década, según el Ministerio de Vivienda.

El Banco de España señala en su última Encuesta sobre Préstamos Hipotecarios que el endurecimiento de las condiciones de oferta de crédito en España, principalmente en las operaciones realizadas con empresas y con los hogares para la adquisición de vivienda, está detrás de esta ralentización en la tasa de aumento de la deuda hipotecaria de las familias. Las restricciones aplicadas por las entidades financieras se dejó notar especialmente en el último trimestre de 2007.

Además, no sólo se moderó la deuda hipotecaria el pasado año sino también los créditos que se solicitan para productos de consumo. Así, los españoles aumentaron este tipo de préstamos un 11,2 por ciento en diciembre, lo que supone casi dos décimas menos que el mes anterior y más de seis décimas menos que en diciembre de 2006, lo que representa la tasa más baja en lo que va de año, con un saldo de 228.017 millones. Sumando ambos conceptos (deuda hipotecaria y créditos al consumo), el endeudamiento total de los hogares se situó en 875.878 millones del cierre del año pasado, lo que equivale a un incremento del 12,7 por ciento respecto al 2006.

Descontando las deducciones de las que se benefician las familias por compra de vivienda a través del IRPF (un 15 por ciento con carácter general hasta un máximo de 9.015 euros anuales), los hogares destinaron el 37 por ciento de su renta bruta disponible a financiar la adquisición de su vivienda en 2007, cifra superior al 29,9 por ciento de 2006. Un alza que se explica por el aumento del importe medio de las hipotecas, que era de 147.000 euros en noviembre, el 1,9 por ciento más que en el mismo mes de 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios