Más formación para terminar con los accidentes en el campo

  • Almería acoge una jornada de prevención de riesgos en invernaderos, inaugurada por el consejero de Empleo · El menor uso de plaguicidas reduce la siniestralidad

Para ratificar su compromiso con la cultura preventiva y de acuerdo con su responsabilidad social, el Grupo Joly y la Consejería de Empleo organizaron ayer en Almería la jornada técnica 'La prevención de riesgos laborales en los cultivos intensivos' a la que asistieron cerca de un centenar de técnico agrícolas, empresarios y profesionales en materia de prevención de accidentes.

Como bien señaló el director general del Grupo Joly, Tomás Valiente, los cultivos bajo plástico han sufrido avances vertiginosos en sólo 30 años, "hemos pasado de la era de la piedra a la era espacial", ejemplificó. Tal desarrollo ha venido acompañado de nuevas herramientas para los agricultores, así a la hora de construir invernaderos o de producir, lo que implica a su vez mayor exposición de los trabajadores a los riesgos.

El consejero destacó el éxito de la lucha contra la siniestralidad laboral con resultado de muerte en este sector en Almería, así en los últimos cuatro años no ha habido ningún fallecimiento de un agricultor durante su actividad. "La seguridad laboral es prioritaria en la política de la Junta de Andalucía, y es por ello que en el plan de prevención que acaba de concluir, ampliamos el presupuesto inicial de 65 millones de euros hasta los 150 millones, mientras, ahora estamos pendientes de que la comisión permanente del Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales, apruebe en las próximas semanas el núcleo central del plan de prevención 2009-2012".

Los perjuicios en la salud de los trabajadores del campo se deben principalmente a los sobreesfuerzos físicos, a choques o aplastamientos, y sólo en apenas un 1% a productos nocivos. Así lo muestran los datos de siniestralidad de la provincia desde 2004. Un colectivo que merece mención especial es el de los inmigrantes, que en Almería, provincia que concentra el 60% de los cultivos bajo plástico de España, suponen el 68% de los trabajadores inscritos en el Régimen Especial Agrario.

El jefe de Servicio de Agricultura, Industria y Calidad de la Delegación Provincial de la Consejería de Agricultura y Pesca, José Antonio Aliaga, explicó a los asistentes la revolución que han sufrido los cultivos almerienses desde la introducción de la producción integrada hacia 1991, si bien no fue hasta 2002 cuando se activaron los protocolos de lucha biológica o hasta 2006 debido a la alarma de productos nocivos en determinados cultivos para consumo, cuando se ha producido la verdadera 'revolución verde'.

Almería es el lugar del mundo con mayor densidad de cultivo bajo plástico, con 26.000 hectáreas de invernadero y 39.000 hectáreas de cultivo.

Pero las exigencias no se miden a nivel global, según manifestó Aliaga, por ejemplo el consumidor europeo y la normativa rechaza los productos transgénicos, sin embargo el 80% de la remolacha en Estados Unidos es transgénica y Europa la importa, "existe mucho desconocimiento en esta materia", indicó.

Asimismo, se han suprimido más de 200 fitosanitarios que estaban autorizados a escala europea, pero Almería posee un clima muy diferente en comparación con Holanda, por citar alguno, que propicia el aumento de plagas, como mosca blanca o trips, aún así, los agricultores almerienses se han adaptado con éxito al control biológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios