La deducción de 400 euros agota el margen para más medidas anticrisis

  • Solbes admite que la economía se enfrenta al entorno más complicado de los últimos 15 años y confía en que la rebaja fiscal tenga "algún impacto expansivo" · La banca pide un "buen programa" para aliviar la situación

Comentarios 1

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, reconoció ayer que la deducción de 400 euros de la que se beneficiarán asalariados, pensionistas y autónomos a partir de julio ha agotado el "margen de maniobra" del Gobierno para adoptar nuevas medidas de reactivación a corto plazo. No obstante, confió en que dicha deducción, que se aplicará sobre el IRPF, "tenga algún impacto expansivo en la economía". Solbes, que hizo estas declaraciones durante un encuentro del Fórum Nueva Economía, apuntó a ese respecto que hay que manejar "con muchísimo cuidado" el superávit de las cuentas públicas logrado en los últimos cuatro años, porque el paso de un saldo positivo a un déficit "es relativamente fácil".

El ministro también se refirió a la desaceleración que viene experimentando el PIB y admitió que en el primer trimestre del presente ejercicio la economía española sufrió "un notable debilitamiento en relación con el trimestre anterior". En este sentido, destacó el menor dinamismo del empleo e incidió en que la economía española se está enfrentando al entorno "más complicado de los últimos quince años". En cualquier caso, se mostró convencido de que la recuperación está cerca.

Tras descartar la posibilidad de una recesión en 2009, aseguró que el crecimiento económico "remontará" en 2010, de modo que en los ejercicios posteriores se rozarán tasas del 4%. Pedro Solbes reiteró que la actual desaceleración obedece, sobre todo, al ajuste en el sector de la construcción, aunque también resaltó la situación financiera internacional -con la restricción del crédito- y la fuerte subida de los precios del petróleo y los alimentos básicos, que están impulsando la inflación.

En el caso de la vivienda, señaló que el mercado afronta un ajuste necesario, tras varios años de actividad "posiblemente excesiva", que "no era sostenible en el tiempo". A su juicio, "no es lógico" que en España se construyan más viviendas que en Alemania, Francia e Italia juntas.

Pese a estas observaciones, afirmó que los elementos de fondo de la economía siguen "siendo sólidos", algo que, en opinión del servicio de estudios del BBVA, ha evitado "un escenario apocalíptico". Según esta entidad, el nivel más bajo del actual ciclo podría alcanzarse entre finales de 2008 y principios de 2009. Precisamente, la patronal de la banca (AEB) pidió ayer al Gobierno que realice un "buen diagnóstico" de la situación económica y elabore un "buen programa" para combatir la desaceleración. Su presidente, Miguel Martín, subrayó que la crisis no afecta sólo a la construcción, sino a la economía en su conjunto, por lo que demandó medidas globales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios