Zapatero asume ahora un escenario de "estancamiento y frenazo"

  • El Gobierno da vía libre a las 24 nuevas medidas anticrisis, la mayoría prolongación de lo ya anunciado · La compra de VPO se incentivará con 10.000 millones de euros

José Luis Rodríguez Zapatero ha vivido durante los últimos días los que pueden haber sido, sin duda, los tragos económicos más amargos de sus dos mandatos. El miércoles tuvo que colocarse al frente de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos y ayer presidió un Consejo de Ministros extraordinario en el que el combate contra la crisis era el único argumento. En La Moncloa dio el visto bueno al nuevo paquete de 24 medidas con las que pretende dar bríos a la maquinaria productiva del país, pero durante su comparecencia tuvo que ceder a la evidencia de las cifras: la situación de la economía es de "estancamiento y de frenazo", de "dificultades" y de "retraimiento fuerte".

Tras tomar el timón de la situación frente a las acusaciones de pasividad, el presidente del Gobierno intentó lanzar un mensaje de optimismo, basado en que el Ejecutivo hace todo lo posible para salir de la crisis "dentro de sus posibilidades", descartando además que las nuevas iniciativas "hipotequen el futuro" o que sean "pan para hoy y hambre para mañana". No piensa "regatear", insistió, ningún esfuerzo, debido a que el horizonte es de "trabajo intenso y duro".

En ese contexto, Zapatero defendió las bondades de su nuevo paquete de medidas, en su mayoría una prolongación de las ya anunciadas desde el mes de abril (ver cuadro adjunto). Como novedades, y para afrontar la crisis en el sector inmobiliario, anunció la prolongación hasta 2010 de la línea de avales del ICO para facilitar el acceso de las familias a una VPO, con una inversión de 5.000 millones de euros en cada uno de los dos próximos ejercicios. El resto de iniciativas abarcan desde la financiación de las pymes a través de avales y del ICO hasta los servicios, las telecomunicaciones, el transporte o la energía.

Las otras grandes medidas, nada novedosas porque ya estaban anunciadas, son, por un lado, la aprobación del Proyecto de Ley que suprime el Impuesto sobre el Patrimonio a partir del 1 de enero de 2008, por el que aproximadamente un millón de contribuyentes se ahorrarán 1.800 millones de euros. Por otro lado, se aprobó el Proyecto de Ley por el que se generaliza el sistema de devolución mensual en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), al que podrán acogerse alrededor de 1,2 millones de empresas.

Lo que le llovieron ayer al Gobierno fueron críticas. El PP tachó las iniciativas de "refrito que sólo agravará la situación", mientras que CiU las calificó de "mera copia" y de equivaler a "dar una aspirina a un enfermo muy grave que requiere una intervención quirúrgica de urgencia". IU considera que "no son apropiadas", mientras que los sindicatos cargaron contra la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio por beneficiar a una minoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios