Telvent gana 25 millones y cierra 2007 con récord en contrataciones Dos filiales de Grupo Jale presentan suspensión de pagos

  • La filial tecnológica de Abengoa factura el 23,9% más, hasta 624 millonesLa compañía dice que es fruto del parón inmobiliario y el freno de las entidades financieras

Comentarios 1

Telvent cerró ayer el ciclo de presentación de resultados del grupo Abengoa y sus filiales correspondientes a 2007. La compañía de tecnologías de la información que cotiza en el Nasdaq de EE UU ha incrementado las ventas un 23,9 por ciento y ha alcanzado los 624,3 millones. La mayoría del crecimiento procede de las actividades orgánicas, es decir, las que proceden del negocio propio y no de las adquisiciones.

El resultado neto creció un 13,9 por ciento, hasta 24,9 millones. Telvent puso el acento también en que, junto a estas grandes magnitudes del balance, el año 2007 se cerró con nuevos contratos firmados por valor de 684,7 millones, récord histórico para la compañía que salió a bolsa en abril de 2004. El volumen de esta nueva carga de trabajo es un 23,9 por ciento superior al del cierre de 2006. Las inversiones ascendieron a 52,8 millones, el 15 por ciento menos.

Dos empresas del Grupo Jale, Inmobiliaria Amuerga y Jale Construcciones, han decidido presentar voluntariamente una solicitud de concurso de acreedores -antigua suspensión de pagos- ante el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz, ante "la imposibilidad de atender a corto plazo los compromisos de pago".

La decisión, según indicó el grupo, se toma por "la situación de estancamiento del mercado inmobiliario, la desconfianza de las entidades financieras y los retrasos en las aprobaciones de determinados proyectos inmobiliarios".

Jale señaló que estas dos compañías son las únicas que se acogerán a esta figura jurídica dentro de las sociedades que componen el consorcio familiar. Además, se apresuró a aclarar que se trata de algo "claramente coyuntural", ya que la situación patrimonial de las empresas es "sólida".

Las compañías prevén intensificar sus esfuerzos en un "ambicioso" plan de desinversión en activos inmobiliarios, consistente básicamente en suelo residencial y terciario, así como hoteles, que permita disminuir su deuda con las entidades financieras y garantizar la continuidad de las actividades afectadas por esta decisión. Los administradores de ambas sociedades lamentaron el daño que esta iniciativa pudiera causar a terceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios