El Gobierno dice que si sigue subiendo el crudo, será "difícil" que la inflación acabe el año al 3%

  • El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirma que si las subidas en el precio del petróleo "se consolidan", el objetivo de lograr una tasa de inflación "en el entorno del 3%" al final del año "será difícil del alcanzar"

En este sentido, Solbes apuntó, en una conferencia de prensa ofrecida en el marco de la 41 Asamblea del Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), que con el sostenido crecimiento de los precios internacionales "es muy difícil que la inflación baje todo lo rápidamente que el Gobierno desea", si bien precisó que el Ejecutivo "todavía no descarta" la idea de que al final del año el IPC esté en el entorno del 3%.

Por todo ello, aseguró que el incremento de la tasa del IPC, que en marzo se situó en el 4,5%, es la "preocupación fundamental" del Gobierno, ya que "la inflación retrae la renta de las familias" y puede plantear más problemas a los hogares con más necesidades.

"En la medida en que las subidas de precios, sea de alimentos o de energía, inciden en la inflación, nos hacen la vida más difícil a todos y tendrán efectos negativos en términos de crecimiento", prosiguió.

Con todo, Solbes confió en que no se sostengan la previsiones negativas sobre la evolución de los precios, ya que, según dijo, "no son pocas las ocasiones en las que estas previsiones han fallado y la volatilidad de los mercados nos da unos resultados distintos".

Además, el vicepresidente económico apuntó un segundo efecto de las subidas de los precios internacionales. Según dijo, de darse esta tendencia, "desde el Banco Central Europeo (BCE) se verán más riesgos en el crecimiento de la inflación, con lo que el margen de maniobra (para bajar los tipos) será menor".

Por otro lado, pese a reconocer la incidencia de los altos precios en las menores tasas de crecimiento de la economía española, Solbes aseguró que ésta se encuentra inmersa en un proceso de "desaceleración" y que hablar de recesión "son palabras mayores que habría que utilizar para otras circunstancias".

"Pasando de crecer del 3,8% en el último trimestre de 2007 al 2,8% en el primer trimestre de este año (como señala el Banco de España), tampoco hablaría yo de crisis", señaló para añadir a renglón seguido que "España no está ni mucho menos en recesión".

Para justificar estas afirmaciones, el vicepresidente económico se apoyó en indicadores como el Indice de Producción Industrial (IPI), del que dijo que sigue desacelerándose "algo", aunque al mismo ritmo que el último trimestre de 2007.

Así, al respecto de otros datos conocidos recientemente que apuntan hacia una continuada desaceleración de la economía, Solbes afirmó que "no son buenos datos, pero tampoco ninguna sorpresa". "Están en línea con lo que va a producirse, que es una desaceleración hasta un crecimiento medio del 2,3% al final de 2008".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios