El Gobierno británico nacionalizará el Northern Rock de forma temporal

  • El Ejecutivo considera "insuficientes" las dos ofertas presentadas con objeto de reflotar el banco golpeado por la crisis 'supbrime'

Anuncio sorpresa del Gobierno británico: finalmente nacionalizará, aunque de manera temporal, el banco golpeado por la crisis subprime, Northern Rock. Las autoridades inglesas tomaron ayer la decisión tras considerar que son poco satisfactorias las dos ofertas que tenían sobre la mesa para reflotar a la entidad: una de los propios directivos del banco y otra del grupo Virgin, del multimillonario Richard Branson. El banco se convierte, así, en la primera institución que es nacionalizada en el Reino Unido desde la década de 1970.

El ministro de Finanzas, Alistair Darling, anunció ayer por la tarde que el Gobierno británico nacionalizará "de forma temporal" el banco Northern Rock, la hasta ahora gran víctima europea de la crisis de liquidez del sistema financiero occidental. Confirmó que no podía aceptar las propuestas presentadas tanto por el grupo Virgin como por el propio consejo de administración de la entidad, dadas las "escasas ventajas que aportaban a los clientes y accionistas del banco".

"En las actuales condiciones del mercado no creemos que las dos ofertas logren aportar el valor suficiente al dinero del contribuyente, así que el Gobierno ha decidido -tras una larga reunión con el Banco de Inglaterra y la autoridad reguladora de los mercados, FSA- poner en marcha la legislación pertinente para nacionalizar el banco de forma temporal", declaró el ministro ante los medios.

El Gobierno intenta asegurar entre 100 y 200 millones de libras (133,6 y 267,2 millones de euros) para el contribuyente en el caso de que Northern Rock logre recuperar su estabilidad en tres años. Sin embargo, ninguna de estas propuestas han sido capaces de responder a esa condición. Aún así, el ministro sostuvo que "el futuro del banco está en el sector privado".

Ron Sandler, ex director general del banco Lloyd's de Londres, será quien tome las riendas de la entidad, algo que calificó de "reto apasionante". La institución adeuda al Banco de Inglaterra unos 24.000 millones de libras (más de 32.000 millones de euros) prestados el año pasado para evitar su quiebra.

El anuncio fue recibido con sorpresa por los expertos, que esperaban que cualquier decisión se diera a conocer hoy. Para ellos, la medida supone un regreso al pasado porque la palabra nacionalización es vista como sinónimo de fracaso.

La reacción de Richard Branson tampoco se hizo esperar. El empresario admitió en un comunicado que hizo todo lo posible para rescatar al banco y salvaguardar los empleos. "Toda la dirección de Virgin se volcó en esto durante cinco meses y creemos que teníamos una propuesta fuerte, un equipo con experiencia y una de las mejoras marcas del Reino Unido", dijo. "La nacionalización no es la respuesta correcta; una solución comercial hubiera sido la mejor opción".

El miembro de los Pequeños Accionistas de Northern Rock, Robin Ashby, se mostró "consternado" y "hundido", pues, dijo, la nacionalización "sólo es parte del largo proceso de negligencia del proceso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios