España y la Eurozona dan un paso más hacia el fantasma de la recesión

  • El INE confirma que la economía sólo fue capaz de avanzar a un ritmo del 0,1% entre abril y junio, la tasa más baja desde 1993 · El PIB de los 15 y el de los 27 registra el primer crecimiento negativo de su historia

Nadie quiere oír hablar de ella, pero el fantasma de la recesión -dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo- acecha a la economía española y, ahora más que nunca, a la del resto de sus socios europeos. Zapatero negó rotundamente ayer esa posibilidad, en línea con los portavoces de la UE que se dejaron oír desde Bruselas, pero los datos difundidos en la víspera de la jornada festiva de hoy evidencian que la crisis puede dar otra dolorosa vuelta de tuerca. Y es que, como adelantó hace unos días el Banco de España, la economía española creció sólo un 0,1% en el segundo trimestre del año, lo que evidencia un estancamiento de la maquinaria productiva del país. Comparado con el mismo periodo de 2007, el PIB sólo ha avanza un 1,8%, nueve décimas menos que en el trimestre precedente (2,7%) y 2,2 puntos menos que 12 meses antes (un ahora añorado 4%).

Las cifras publicadas ayer por el INE constatan que la economía española profundizó aún más en el segundo trimestre en la senda de desaceleración que inició hace justo un año. El organismo estadístico atribuye la moderación en el ritmo de avance del PIB a la menor contribución de la demanda nacional, que se vio parcialmente compensada por el sector exterior. El crecimiento interanual del PIB registrado entre abril y junio es el más bajo desde el primer trimestre de 1996, cuando aumentó un 1,7%. En cuanto al crecimiento intertrimestral, la cifra obtenida entre abril y junio de este año (0,1%) es la más escasa desde el tercer trimestre de 1993.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, ya había advertido que la economía española experimentaría en el segundo trimestre un leve, incluso insignificante, crecimiento positivo. No obstante, y pese a insistir en que desde el Gobierno no se trabaja con el supuesto de que España entre en recesión, Solbes sí reconoce que la economía registrará crecimientos "muy cercanos" a cero durante los próximos trimestres, incluyendo el primero de 2009. De hecho, el Gobierno ya tuvo que revisar sus previsiones macroeconómicas a finales de julio, hasta situar el crecimiento del PIB en el 1,6% para 2008 y en el 1% para 2009, frente al 2,3% para ambos ejercicios previsto anteriormente.

Los datos difundidos ayer por el INE coinciden con los avanzados por el Banco de España, que había previsto un crecimiento interanual del 1,8% para el segundo trimestre del ejercicio y un crecimiento intertrimestral del 0,1%, debido al "significativo recorte" de la demanda interna y a una corrección más aguda del sector de la construcción.

Pese a la ola de pesimismo en España, las cosas marchan aún peor en la UE, cuyos datos de crecimiento en el mismo periodo también se difundieron ayer. La economía de la Eurozona -los 15 países de los 27 que utilizan el euro- no sólo no logró avanzar entre abril y junio, sino que registró un crecimiento negativo, por primera vez en la historia desde su nacimiento en 1999, de dos décimas respecto al anterior, colocando la tasa interanual (de junio a junio) en el 1,5%. Tampoco fueron mejor las cosas en el conjunto de toda la UE, que también sufrió un retroceso, esta vez de una décima (el dato interanual queda en el 1,7%).

Con esos datos, España sigue creciendo por encima de la media de la Eurozona y de la UE-27 y escapa, de momento, a los varapalos sufridos por las grandes locomotoras europeas (ver infografía): Alemania presenta un crecimiento negativo del 0,5%, por encima de los retrocesos de Francia e Italia (ambas con un 0,3%).

Sólo una buena noticia: la inflación de los 15 se redujo en julio en dos décimas, aunque se mantiene en un nivel récord del 4%, el doble de lo que pretende el BCE, por lo que una rebaja de tipos es aún una meta lejana. El diferencial con España, que registró un IPC del 5,3% durante el mes pasado, se eleva hasta el 1,3%, cuatro décimas más que en junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios