Bruselas obliga a las operadoras a rebajar los precios de los SMS desde el extranjero

  • La Comisión actuará si las compañías no recortan antes del 1 de julio el sobreprecio en el envío de mensajes desde otro país

Comentarios 3

Jarro de agua fría para las compañías de telefonía móvil en la inauguración del mayor evento del sector a nivel mundial, el Mobile World Congress, que se celebra en Barcelona hasta el jueves. La comisaria europea para la Sociedad de la Información, Viviane Reding, no se dejó abrumar por la presencia de las operadoras más importantes del globo y, lejos de ser políticamente correcta, les lanzó una seria advertencia: si antes del 1 de julio de este año las firmas europeas no han bajado sus tarifas de SMS y de acceso a internet a través del móvil en el extranjero (roaming), Bruselas tomará cartas en el asunto.

Reding exigió "reducciones de tarifas creíbles y factibles en todo el sector de forma voluntaria", pues indicó que "los precios de estos servicios son injustificadamente altos para los costes que representan". Para la comisaria, "enviar un mensaje de texto o descargar datos con el móvil cuando se está en otro país de la UE no debería ser sensiblemente más caro" que en casa, aunque sí podría conllevar un recargo "mínimo" por usar la red en un país vecino. En este sentido, los precios de los SMS deberían ser levemente superiores a los 0,15 euros que cobran las operadoras en España, los cuales se ven fuertemente incrementados en el extranjero.

Si las tarifas no bajan a estos niveles antes del 1 de julio, Reding aseguró que la Comisión Europea pondrá en marcha una regulación específica para este segmento, que definirá los costes máximos de los servicios, en línea con lo que ya hizo el verano pasado con los servicios de voz en el exterior. El objetivo último de esta iniciativa no es otro que lograr "un verdadero mercado único en Europa". Además, a juicio de la comisaria, "esto es lo que hace falta para pasar de "internet en el ordenador a internet en el móvil".

La reacción de los directivos de las principales operadoras europeas no se hizo esperar. El consejero delegado de la GSMA, asociación que representa a la industria móvil, aseguró que "a diferencia de la voz, el mercado de los datos en móviles aún no está maduro", por lo que pidió tiempo para ajustar las tarifas. En cualquier caso, se mostró totalmente opuesto a una regulación de precios en un sector completamente liberalizado, que, dijo, debe regirse por la competencia.

El escenario donde se produjo este cruce de declaraciones fue el evento móvil más importante del año, donde 1.200 empresas (70 españolas) muestran a los más de 50.000 visitantes profesionales las últimas novedades y soluciones tecnológicas de este mercado. El congreso, que celebra su tercera edición en Barcelona, se ha rebautizado con el nombre de Mobile World Congress, dejando atrás la denominación 3GSM por estar circunscrita a una tecnología que va camino de superarse.

La explosión de internet en el móvil es, sin duda, la tendencia estrella. Si hasta el momento su despegue había tenido frenos por tarifas poco claras o falta de velocidad, ya empiezan a darse las condiciones óptimas: la red 3G (alta velocidad en la transmisión de datos) y terminales preparados. Respecto a los dispositivos, se caracterizan por incorporar prestaciones que hacen frente al iPhone de Apple, nuevo fetiche de las comunicaciones móviles. Los fabricantes apuestan por modelos de alta gama que ofrezcan acceso ultrarrápido a internet, la principal debilidad que presenta el iPhone.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios