El viento y la violencia del rival marcan el amistoso

  • Poco fútbol, mucha brusquedad y algunos detalles dejó el partido ante el FSV Frankfurt

Comentarios 10

De poco sirvió el amistoso jugado ayer por el Cádiz contra los alemanes del FSV Frankfurt. El fuerte viento que azotaba el campo de Hipotels, en Sancti Petri, hizo que el partido fuera un constante intento por controlar el balón. Además, la cosa se complicó por la brusquedad mostrada por el conjunto alemán, que provocó momentos de tensión con algunos enfrentamientos entre los jugadores.

El Cádiz intentó llevar el mando del juego en la mayor parte del tiempo, sobre todo en el primer periodo. La circulación no era del todo mala, pero no se creaban claras ocasiones de gol. En el arranque destacaron el empuje del joven lateral Juanje y los detalles de indiscutible calidad de Kosowski, que en cuanto alcance el punto de forma necesario, debe marcar diferencias en la categoría. Empezaron perdiendo los amarillos y empató Casas aprovechando el rechace del portero tras un buen disparo de Bezares.

En la segunda mitad se produjeron múltiples cambios y el juego se resintió de forma considerable. Los jóvenes valores de la cantera hicieron lo posible por llamar la atención de Calderón, que siguió el encuentro junto a su segundo, Alcázar. El nivel general fue bueno y los canteranos plantaron cara al combativo conjunto teutón. En un minuto las fuerzas quedaron igualadas con dos goles más y se llegaría al final de un partido sin ninguna historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios