fútbol tercera División

Por la reafirmación

  • El Cádiz B necesita olvidar contra el San Roque los recientes tropiezos en casa para volver a ser fuerte

Momo Mbaye será duda hasta última hora. Momo Mbaye será duda hasta última hora.

Momo Mbaye será duda hasta última hora. / fito carreto

Si bien el Cádiz B ha sufrido un cierto frenazo durante las últimas jornadas en lo que respecta a una marcha esplendorosa tanto en juego como en resultados, eso no impide que la ventaja del líder sobre el segundo clasificado continúe siendo muy abultada, en concreto de nueve puntos con un Ceuta que ha aprovechado los fallos del Algeciras para convertirse en el perseguidor más cercano de los jóvenes amarillos. Pero esa distancia no permite un exceso de confianza y por ello se antoja muy importante quebrar este mediodía la mala racha casera integrada por los dos últimos compromisos en El Rosal, en los cuales se tropezó en sendos duelos provinciales contra Arcos y Los Barrios.

Hoy llega como visitante el San Roque de Lepe, un conjunto que pese a la indiscutible calidad que atesora en sus filas deambula por la zona media de la clasificación. Mere, el entrenador cadista, habla así del rival de turno: "Puede ser uno de los equipos con más talento ofensivo de la categoría. Tenemos que confiar en lo que hacemos nosotros ante un rival que debería estar en la zona alta pero que mostrará un nivel similar al de los adversarios a los que nos hemos enfrentado recientemente en nuestro campo".

El técnico portuense no podrá contar en esta oportunidad con dos jugadores de claro corte ofensivo que han sido sancionados por acumulación de cinco amonestaciones. Se trata de Juampe y David Toro. Hasta última hora será dudosa la presencia de Momo Mbaye, que presenta unas molestias tras su reaparición del miércoles en Guadalcacín, donde actuó los 90 minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios