fútbol tercera división

Su mano indica el camino del éxito

  • El Cádiz B conseguirá el pase matemático a la fase de ascenso a Segunda B si gana en Puente Genil y la Lebrijana no vence

  • Mere trabaja con la ansiedad de sus futbolistas

Mere realiza una indicación a sus pupilos en el transcurso de un encuentro. Mere realiza una indicación a sus pupilos en el transcurso de un encuentro.

Mere realiza una indicación a sus pupilos en el transcurso de un encuentro. / ramón aguilar

Una cita con la historia. El Cádiz B se encuentra a 90 minutos de poder conseguir un logro inesperado cuando comenzó la Liga en el grupo X de Tercera en el pasado mes de agosto. La fase de ascenso a Segunda División B puede ser una realidad si el filial amarillo es capaz de vencer el próximo sábado en el campo del San Fermín, al que visitará en Puente Genil, y la Lebrijana no vence el domingo al Espeleño. Al igual que hace 27 años, el Cádiz B puede volver a situarse entre los mejores de la categoría.

La formación de futbolistas y atar la permanencia cuanto antes eran los objetivos en el presente curso para Baldomero Hermoso Mere y sus pupilos. Sin embargo, el paso de las jornadas fue aumentado las prestaciones del equipo y, de manera inevitable, la exigencia. Una vez lograda la salvación, las miradas apuntaban a ser capaz de estar en el grupo de los elegidos. Y una vez que el equipo entró en la recta final de la fase regular en ese pelotón de cabeza, la intención es acabar en lo más alto del grupo X, lo que permitiría afrontar la fase de ascenso como campeón de grupo.

Cabe recordar que el formato para subir a la división de bronce es similar al del play-off a Segunda A. Los campeones se miden entre ellos ascendiendo los vencedores de ese cruce, y los perdedores pasan a la segunda eliminatoria. Los terceros, entre ellos; y los segundos contra los cuartos.

El filial amarillo lleva líder muchas semanas, demostrando con esos números que es, hasta el momento, el mejor equipo del grupo. Aunque el Ceuta viene apretando de lo lindo y se ha convertido en la principal amenaza de los gaditanos. El conjunto caballa cuenta esta temporada con un proyecto ambicioso para ascender a Segunda B, y lo quiere pelear con la ventaja que da ser primero. Cinco puntos le saca el Cádiz B a falta de 18 por jugar. El calendario del equipo de Mere es bastante más complicado que el de su perseguidor, ya que Atlético Sanluqueño, Lebrijana, Algeciras o el propio San Fermín son enemigos temibles aún en el camino. Al Ceuta le aguardan adversarios de mitad de la tabla o de la zona baja en la mayoría de los casos.

El cuadro gaditano está sufriendo en las últimas semanas para sacar sus partidos adelante, algo previsible porque resulta muy complejo mantener un listón tan alto durante todo un año. Pero Mere ha sido capaz de superar lesiones de jugadores importantes y afrontar encuentros complejos con futbolistas de peso sancionados. El fondo de armario ha ido respondiendo en esas situaciones. Lo que le toca al técnico portuense y a sus ayudantes pasa por controlar la ansiedad de un vestuario joven que ve cerca un logro grande. Los nervios pueden florecer ante lo que se avecina, y ahí el papel del entrenador y de uno de sus ayudantes, Raúl López, será clave para que la plantilla mantenga la cabeza fría y salga al campo tratando de olvidar lo que refleja la clasificación.

El fin de semana puede ser grande aunque cabe la posibilidad que el pase matemático al play-off se pueda retrasar. Pero nada empañará la excelente temporada de un filial que tiene nombre y apellido en su labor de engrandecimiento en sólo dos años: Baldomero Hermoso Mere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios