El ídolo local se despide compungido

  • Liu Xiang apuesta por ser más optimista ante un futuro lleno de oportunidades

El atleta chino Liu Xiang mira al futuro con optimismo a pesar de sentirse "compungido" por abandonar la competición de 110 metros vallas en los Juegos de Pekín a causa de una lesión en su tendón de Aquiles.

"Tanta gente se siente afectada y me ha apoyado. Lo lamento mucho. Pero de verdad no pude hacer nada", dijo ayer el campeón de los Mundiales de Osaka y los Juegos de Atenas 2004 a modo de disculpa en una entrevista.

"Creo que habrá más oportunidades en el futuro. Debo ser más optimista", dijo Liu, que era la mayor esperanza china para un oro en el atletismo olímpico.

Liu, de 25 años, había tenido dolores durante el precalentamiento por una lesión de más de seis años de antigüedad en el pie derecho, pero, a pesar de todo, se alineó con los demás competidores. Después de una salida en falso de uno de los vallistas, empezó a cojear y terminó abandonando la prueba antes de su inicio, frente a unos 91.000 espectadores que habían llenado el Estadio Nacional para las eliminatorias de la especialidad.

"No sé qué ocurrió. Me siento muy compungido", señaló Liu, para quien "lo más importante" es ahora tratar la lesión. "Realmente no podía soportar el dolor, no puedo describir ese sentimiento. No me sentí bien ya en el calentamiento", dijo Liu, originario de Shanghai. "Tenía dolores incluso al trotar. Quise aguantar pero era insoportable", admitió.

Su popularidad no parece, sin embargo, haber sufrido consecuencias. La empresa estadounidense Nike publicó ayer un anuncio a toda página en los periódicos chinos con el rostro del atleta mirando a la cámara sobre el lema: "Ama la competencia... Ama el dolor, ama el deporte, aunque te rompa el corazón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios