Atletismo

La 45ª edición de la San Silvestre Vallecana se marcha para Kenia

  • Moses Masai y Vivian Cheruiyot impusieron su calidad sobre los corredores españoles en la última carrera de 2009.

Comentarios 2

La 45ª edición de la San Silvestre Vallecana tuvo un claro color keniata y dos de los atletas de su país, Moses Masai, en categoría masculina, y Vivian Cheruiyot, en femenina, se proclamaron los vencedores en la más tradicional de las carreras de fin de año.

Había muchas esperanzas en la participación española sobre los diez kilómetros de las calles madrileñas, pero ni Alemayehu Bezabeh ni Marta Domínguez pudieron cerrar su magnífico año 2009 con un nuevo éxito, víctima del dominio de sus rivales, aunque el de origen etíope peleó hasta el final.

La lluvia y el mal tiempo dieron la tregua que no tuvieron los animosos y multitudinarios participantes de la carrera popular, que abrieron la San Silvestre con alegría ante la adversa meteorología y con las calles del recorrido empezando a llenarse de espectadores, igual de combativos ante el agua y el frío.

Con mejores condiciones que el marroquí Anuar Dabab, vencedor entre los hombres de la multitudinaria prueba popular, y la triatleta madrileña Ana Burgos, campeona entre las féminas, las grandes estrellas internacionales ofrecieron una carrera de brillo, más disputada entre los chicos que entre las mujeres, grandes protagonistas de la tarde-noche con el color rosa, homenaje a una Marta Domínguez que no pudo devolver este guiño de la organización emulando a Isaac Viciosa.

Pero tampoco los atletas masculinos españoles pudieron romper la maldición que reina desde 2003, año del último éxito nacional en la categoría masculina, obra de Chema Martínez, al que su veteranía y conocimiento de la carrera no le bastaron para estar en la pomada.

El maratoniano madrileño fue una de las víctimas del ritmo impuesto por el keniata Moses Masai, bronce en los pasados Mundiales de Berlín en los 10.000 metros. El africano hizo buena su presencia y dominó la prueba masculina desde el pistoletazo de salida. Pese a que una decena de corredores aceptó en principio el desafío de Masai, paulatinamente se fue realizando la selección definitiva, en la que no pudo entrar Martínez, algo descolgado desde el principio, aunque sí Alemayehu Bezabeh, Sergio Sánchez u otro madrileño como Jesús España.

La llegada al barrio de Vallecas fue decisiva. Masai no aflojó y el del FC Barcelona y el de Valdemoro se fueron descolgando, dejando como esperanza para recuperar el reinado nacional al actual campeón europeo de cross. Sin embargo, el nacionalizado tampoco pudo con el keniata, impasible desde el inicio y que dejó la nacido en Etíope antes del Teresa Rivero. Masai entró vencedor en el feudo rayista y se impuso con un tiempo de 28:01 aventajando en nueve segundos a Bezabeh, mientras que la tercera plaza era para un atrevido Sánchez, que cruzaba la meta a veinte segundos.

Y si en la categoría masculina hubo emoción hasta casi el final, en la femenina no pudo ser por el apabullante dominio de Vivian Cheruiyot, actual campeona del mundo de los 5.000 metros, que no dio opción a sus principales rivales, encabezadas por las españolas Marta Domínguez y Nuria Fernández. La keniata estuvo espectacular y repitió con una superioridad incontestable su victoria en el año 2007. La africana no quiso esperar a la dura llegada para decidir la prueba, lo hizo mucho antes, casi desde los primeros kilómetros, frustrando el intento de Domínguez de igualar a Isaac Viciosa y sus cuatro triunfos en la San Silvestre.

La palentina ha vivido un gran año 2009 con su título mundial en los 3.000 obstáculos, pero quizás llegó más agotada de lo esperado al 31 de diciembre. Vencedora en 2002, 2003 y 2008, no pudo engancharse al tren de Cheruiyot, y se tuvo que conformar con acabar cuarta.

Con todo, el protagonismo nacional recayó en una madrileña. Nuria Fernández tampoco pudo con la keniata, pero demostró su carácter y acabó en la segunda posición de una carrera, a 43 segundos de la vencedora, mientras que la italiana Rosari Console fue tercera.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios