Cádiz | nástic · zona vip

El consejo busca sustituto a Raúl

  • Los consejeros se reunieron tras el partido y hoy volverán a hacerlo por la tarde · Por la mañana intentarán encontrar una solución para los próximos partidos tras perder la confianza en el gaditano

Comentarios 19

El consejo de administración del Cádiz se reunió anoche con carácter de urgencia tras la última derrota y decidió que es necesario encontrar una solución que varíe la tendencia negativa del equipo, es decir, cambiar de entrenador. Raúl Procopio, que comenzó con dos triunfos su andadura, se dejó ante el Nástic el crédito que le quedaba y hoy mismo puede dejar el banquillo cadista si el club es capaz de encontrar a alguien dispuesto a apechugar con la situación extrema por la que atraviesa la entidad.

Tras la destitución de Antonio Calderón, el Cádiz tenía casi atado a Fernando Vázquez, que finalmente no pudo venir por culpa de un problema personal. Entonces también se habló de Paco Flores y Serra Ferrer, técnicos que ahora mismo parecen descartados. Quedan en el aire soluciones de emergencia como Julián Rubio -siempre dispuesto a torear en plazas difíciles- o Sergio Kresic.

No obstante, el preferido del consejo sigue siendo Víctor Espárrago, a quien intentarán convencer, apelando a su cadismo, para que salve al equipo. Con el uruguayo había un acuerdo cerrado para que volviera en junio, pero tras la derrota de Jerez se le pidió que adelantara su regreso. Entonces no pudo aceptar por temas burocráticos que le impedían salir precipitadamente de Montevideo, donde se encontraba por asuntos personales, pero hace un mes y medio sí que habría aceptado. Entonces se confió en la labor de Raúl pero ahora se echa de menos un técnico experto que sea capaz de levantar el ánimo de un grupo hundido.

Antes de la reunión con el consejo, Antonio Muñoz, atendió a los medios de comunicación mientras en la calle decenas de aficionados criticaban al consejo por la grave situación del equipo. "¿Qué decirle a la afición?, pues que lo sentimos, que estamos en una situación inesperada y que hay que tener fe porque quedan tres partidos y hay que salvar la categoría".

Muñoz quiso asumir toda la responsabilidad en la crisis. "Cuando llegan los triunfos todos se apuntan, pero en los fracasos ya es más difícil... así que yo mismo me hago responsable".

Para el mandatario cadista los jugadores están "bloqueados", no salen las cosas "y nos falta tranquilidad". "Me gustaría saber cuál es la solución", dijo apesadumbrado.

Al preguntarle si esta temporada es la más difícil que ha vivido desde que llegó al Cádiz aseguró que "sí, porque en Segunda B se sufre por estar entre los cuatro primeros, pero nunca esperaba que con esta plantilla estuviéramos en esta situación. Cuando cogimos al equipo el 31 de octubre estaba en puestos de descenso, hubo una reacción pero ahora estamos así; esperemos que esto sea sólo una pesadilla". "Cuando acabe la Liga será el momento de hacer autocrítica".

También comentó que "yo no meto los goles" y recordó que en diciembre se decidió vender a Lucas Lobos "porque se consideró oportuno. Tengo la conciencia muy tranquila. La afición se desahoga gritando, a mí también me gustaría, pero no puedo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios