El ascenso, en el punto de mira

  • El Celta ve cercana la meta del regreso a Primera División tras un mal arranque

Buenos tiempos para el Celta, que a día de hoy surca su peregrinar por la categoría de plata con el viento a favor. Los celestes encadenan ocho jornadas sin perder -las que lleva Juan Ramón López Caro al timón del equipo- y encara el choque de Carranza pletórico de moral tras su heroica remontada frente al Sevilla Atlético. Además, el empate de ayer del Sporting en Salamanca le sirve de acicate extra para acariciar los puestos de privilegio. Ganar en Cádiz significaría empatar a puntos (28) con los asturianos, terceros en la tabla.

Mirando hacia atrás, ni el cambio de entrenador, ni las tres victorias de final de temporada libró a los gallegos del descenso a Segunda División. Para el nuevo curso, regresar a Primera era la única meta que se barajaba en Balaídos, una meta que se fue alejando poco a poco de la mano de Hristo Stoichkov, quién llegó a Vigo de la mano de dos compatriotas, Zanev y Manchev. Pero la metamorfosis ha llegado a Galicia y con el lebrijano López Caro, el hoy rival del Cádiz ya ha empezado a marcar diferencias, algo que cabía esperar desde el inicio liguero.

La plantilla está plagada de hombres acostumbrados a jugar en la elite y parece que les ha costado unas cuantas jornadas amoldarse a la dureza de la categoría. Los celtiñas mantienen un bloque competitivo para ascender, por lo que no deben echar de menos a hombre como Gustavo López, hoy en el Cádiz, o al goleador Baiano.

López Caro oculta sus cartas. No pueden descartarse, por consiguiente, sorpresas en la alineación, aunque no se esperan demasiados reajustes con respecto al once que remontó en inferioridad frente al filial sevillista. Ausentes Okkas, que se recupera de una rotura de fibras en el muslo, y Diego Costa, sancionado, el extremeño Jesús Perera se perfila como el delantero titular. Le avala su exitoso rendimiento ante el Sevilla Atlético (un gol y una asistencia).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios