Tras 131 años de mediocridad, ¿la gloria?

Nadie en el Fulham esperaba a comienzo de temporada estar en Hamburgo el 12 de mayo para jugar la final de la Liga Europa. Seguramente ni su dueño, el millonario Mohammed Al Fayed.

En 131 años de historia, el club inglés siempre luchó en la zona mediocre de la tabla, subiendo y bajando de categoría. La gloria siempre fue cosa de otros, así que, pase lo que pase ante el Atlético de Madrid, la afición sabe que dentro de una década seguirá recordando esta campaña y admirándose aún de que su equipo derrotase a la Roma, el Shakhtar Donetsk, la Juventus, el Wolfsburgo y el Hamburgo.

Será la primera final del Fulham desde que perdiera ante el West Ham la de la Copa inglesa de 1975. Fundado en 1879, el conjunto inglés siempre fue un equipo pequeño. Su clasificación para la Liga Europa fue considerada como una aventura ridícula. Y llegar a la final, un sueño imposible.

Por todo ello, incluso si el Fulham perdiese sería la mejor temporada de su historia, pero su técnico, Roy Hodgson (entrenador del año en Inglaterra) está decidido a lograr su primer título europeo tras perder la final de la UEFA contra el Schalke cuando dirigía al Inter en 1997. Curiosamente, ese año nadie imaginaba esta situación cuando Al Fayed compró el club después de que descendiera a la categoría más baja del fútbol inglés. El empresario pagó 30 millones de libras para hacerse con el equipo. Una vez en sus manos, puso a la antigua estrella del Liverpool Kevin Keegan como técnico, y el equipo empezó a subir. Cuando Keegan se convirtió en seleccionador, Al Fayed invirtió más dinero aún en el club del oeste de Londres, que en 2001 volvió a la Premier. Ahora, en Hamburgo, Al Fayed podrá sentirse orgulloso de lo que su dinero hizo por el club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios