El anfitrión tumba al campeón

El MMT Estudiantes dio la sorpresa y apartó DKV Joventut, el campeón ya saliente, de la posibilidad de reeditar el título de la Copa, una maldición que persigue implacablemente a todos los ganadores desde hace muchos años.

Ricky Rubio, bien defendido, pero eficaz en el silencio (diez puntos y cuatro asistencias en el minuto 36), abrió la chistera de las asistencias, despegó las uniones de la defensa colegial en plena incertidumbre sobre la suerte que iba a correr la eliminatoria y el Joventut sacudió la entereza que alimentaba a los del Ramiro.

Subió la dureza, bajó el ritmo anotador y, por un instante, el Estudiantes se asomó al precipio (59-66). Paso en falso. Los estudiantiles sacaron la cabeza para tomar aire (64-67) y volver de la oscuridad. Brewer encendió la luz con un triple. Udrih y el estadounidense Tom Wideman los pusieron en cuarentena ante la algarabía del graderío (73-69 a 2:17 para la bocina).

Tiempo muerto y el balón para Rubio. Dos puntos a la cesta. Eduardo Hernández Sonseca aportó un tiro libre. Luego le imitó Pancho Jasen (74-74).

Hernández Sonseca falló un tiro libre de una falta generada en una asistencia de lujo de Rubio. Ese detalle despejó la clasificación del Estudiantes. Brewer la remachó también desde la personal (78-75). El checo Martin Rancik le puso el lazo (80-75).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios