Serio correctivo al vigente campeón

La defensa exhibida por unos Lakers liderados por Kobe Bryant (22 puntos) y Lamar Odom (20 tantos y 12 rebotes) hizo que los Spurs mostrasen su versión más floja y encajasen el 2-0. No fue el mejor partido de Pau Gasol en ataque (10 puntos y siete rebotes), pero el marcaje sobre Tim Duncan resultó impagable. A pesar de ello, la torre de los Spurs acabó con 12 tantos y 16 rebotes.

Sin duda, la victoria para los Lakers en el primer partido, triunfo que parecía en el tercer cuarto imposible al ir perdiendo por 20, provocó que la escuadra angelina arrancara sin nervios, concentrada y, sobre todo, plena de acierto.

En los Spurs, los puntos se repartieron y echaron en falta el liderazgo de sus hombres clave. Duncan estuvo bien cubierto y Parker no logró desbordar, mientras Ginóbili, de nuevo sexto hombre, siguió desacertado. Los de Popovich tuvieron sus opciones hasta el 26-25 aprovechando la ausencia en cancha de Bryant y Gasol, pero a partir de ahí el partido se rompió sin remedio.

Quien golpea primero, golpea dos veces. Los Lakers lo hicieron el miércoles y ayer repitieron. Ahora viajan a San Antonio con la tranquilidad, que no seguridad, que da la estadística: Phil Jackson jamás perdió una serie con 2-0.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios