Liga de campeones

La Roma castiga al Real Madrid (2-1)

  • Los italianos vencen en la ida de los octavos de final de la Champions tras remontar un tanto en contra y marcar dos goles en sus dos únicas ocasiones.

Comentarios 6

El Real Madrid perdió ante la Roma (2-1) su condición de invicto en el Olímpico romano, donde hasta ahora nunca había perdido, desaprovechando como el pasado sábado ir pronto con ventaja en el marcador y ahora debe apelar al espíritu del Santiado Bernabéu para remontar y pasar turno.

El equipo de Bernd Schuster no mereció la derrota, pues hizo y construyó más que una Roma que evidenció no estar en su mejor momento de forma, pero al que bastó tender sus trampas para hacer suya esta ida. Le bastó con ello al conjunto de Luciano Spalletti para hacerse con un partido que se le puso cuesta arriba.

El Real Madrid llegaba al Olímpico con un historial inmaculado: tres triunfos en tantas visitas a la Roma; dos empates en las realizadas al Lazio. Esta noche se ha ido derrotado.

Y eso que el conjunto madrileño supo golpear pronto y en el momento oportuno, cuando acosaba un Roma que había salido más agresivo de lo últimamente habitual y que hizo pasar unos primeros minutos de relativo sufrimiento a la contención madridista.

Pero para fortuna del Real Madrid, pronto apareció el holandés Robben, que estuvo muy inspirado y con ganas, y él solo se encargó de amargar la noche a la defensa romanista. De una internada suya por banda izquierda nació el 0-1, al dar un hábil pase al centro sobre Guti, cuyo disparo en semifallo lo arregló Raúl, muy listo ante Mexes, para enviar al fondo de las redes (0-1).

El capitán madridista ponía por delante a su equipo y cortaba las ilusiones a un Roma que sufrió el mazazo. Además, era el primer gol que encaja el conjunto romano en su estadio desde el pasado 12 de diciembre, cuando también en Liga de Campeones le marcó el Manchester United.

Tras el 0-1 el Real Madrid vivió sus mejores minutos: controlaba el balón en corto, se mostraba atento y serio en defensa, donde Heinze estaba notable en anticipación, y en centro del campo, con Diarra y Gago anulando a los cerebros Pizarro y De Rossi, y por banda, nuevamente con Robben, metía miedo al rival.

Incluso, en otra buena acción de Robben, le fue anulado un gol a Van Nistelrooy, al recoger el rechace del meta Doni tras disparo de Robben estando en fuera de juego (m.10).

En otra excelente internada de Robben, esta vez por la derecha, pudo machacar Raúl con el 0-2, pero el capitán madridista esta vez de cabeza no estuvo atinado y envió fuera su remate (m.21). Tres minutos antes, Van Nistelrroy había reclamado sin éxito una caída suya en área local.

La Roma estaba sin ideas, a merced del adversario, y sólo se limitaba a lanzar en largos, lo que facilitaba la labor de Casillas y de la defensa madridista, siempre atenta a las incorporaciones por banda de Mancini.

Totti, además, estaba muy solo y apenas tuvo momentos de brillo ante el buen marcaje de Cannavaro y Heinze.

Pero justo en el mejor momento madridista, la Roma logró la igualada. Mancini envió un centro pasado, que Gago despejó mal, ante una posible falta de Totti, y el balón llego a Pizarro que, dentro del área, golpeó duro y estableció, tras tocar en Sergio Ramos, el 1-1 (m.24).

La igualada dio nuevos bríos al equipo, si bien el Real Madrid no perdió la compostura, siguió con su partido serio, donde tan sólo un muy vigilado Guti no lució lo habitual ante la buena labor de De Rossi, el mejor de su equipo.

El conjunto de Schuster siguió hasta el descanso tocando en corto y teniendo la posesión del balón ante un Roma más a la espera de hacerse con una pérdida del esférico del rival para lanzar su mortal contragolpe. Por fortuna el Madrid no cayó en la trampa.

Tras unos buenos minutos madridistas, Totti lo volvió a intentar en el minuto 57; esta vez con acierto, pues Mancini se coló ante Cannavaro, eludió la salida de Casillas y puso el 2-1.

La ventaja le dio notable tranquilidad a una Roma que jugó aún más especulativo, replegándose con notable número de efectivos, ante un Real Madrid que pecó de buscar la igualada demasiado por el centro, en lugar de buscar el desequilibrio de Robben. Cuando entró por banda, como hizo Raúl en el minuto 67, llevó el peligro.

El partido se tornó algo tosco, con alguna que otra entrada dura, donde más le gusta y mejor le va a un equipo italiano. Y Sergio Ramos cayó en la trampa y, con una ilógica falta en ataque, vio una cartulina amarilla que le hace perderse la vuelta.

El gol de Raúl puede valer su peso en oro, pues le sirve al Real Madrid un 1-0, pero la Roma juega mejor a domicilio con el rival volcado, pues vive al contragolpe.

Ficha técnica

2 - Roma: Doni; Panucci (Tonetto, m.68), Mexes, Juan (Ferrari, m.78), Cassetti; De Rossi, Pizarro (Aquilani, m.62); Giuly, Perrotta, Mancini; Totti.

1 - Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Heinze, Miguel Torres; Gago, Diarra (Drenthe, m.78); Raúl, Guti, Robben (Batista, m.78); Van Nistelrooy.

Goles: 0-1. Min.8: Raúl, al desviar un disparo de Guti; 1-1. Min.24: Pizarro; 2-1. Min.57: Mancini.

Árbitro: Herbert Fandel (ALE). Mostró cartulina amarilla a Diarra (m.22), De Rossi (m.42), M. Torres (m.64), Perrotta (m.68), Sergio Ramos (m.69), Casetti (m.90).

Incidencias: Ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa, disputada en el estadio Olímpico de Roma, que registró casi el lleno (unos 68.000 aficionados, unos 3.000 de ellos seguidores madridistas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios