fútbol primera andaluza

Récord del Chiclana en cierres de campo

  • El conjunto blanco, que mañana hará de local en Vejer, lastrado por las clausuras y los puntos restados

El presidente del Chiclana CF, en las instalaciones del Municipal. El presidente del Chiclana CF, en las instalaciones del Municipal.

El presidente del Chiclana CF, en las instalaciones del Municipal. / sonia ramos

Las circunstancias deportivas que ha tenido que atravesar esta temporada el Chiclana CF han condicionado su devenir en la clasificación. Cambio de entrenador, muchas lesiones en el vestuario, incompatibilidades laborales y no jugar en el Municipal desde hace dos meses, por el temporal de lluvia, son demasiadas cosas adversas. Pero como a perro flaco todo son pulgas, por si fuera poco hace un par de jornadas que volvieron a suspenderles como locales por segunda vez este curso, convirtiéndose en el único equipo de la categoría castigado con dos cierres de campo.

El presidente del club blanco, Bartolomé Chaves, narra las causas de lo sucedido: "Me viene bien que me llames porque nosotros tenemos muchas quejas de la Federación. Ya sabemos lo que ocurre en todos los campos de la zona y el Chiclana no es un club que merezca el trato que nos está dando la Andaluza", sentencia contundente. La primera de estas sanciones fue contra el Bazán, en diciembre, "porque un aficionado visitante provocó a un familiar de uno de nuestros jugadores, el cual, al ver la situación, saltó del campo para proteger a esta persona", cuenta Chaves. Algunos jugadores chiclaneros acudieron a separar a la gente en la trifulca y el árbitro recogió lo sucedido en el acta. El mandatario del club blanco reconoce que el castigo (un partido de sanción y un punto menos) fue "justo".

En ese momento, el club ya estaba apercibido por el partido anterior contra el Guadiaro, "porque el colegiado puso en el informe que al linier le habían insultado llamándole enano. Curiosamente, el propio asistente afirmó que si le hubieran dicho cualquier otra cosa no le habría importado, pero esa descalificación le sentaba muy mal al ser muy chiquitito", subraya el presidente.

El segundo y último cierre se produjo por culpa del encuentros disputado el 25 de marzo contra el Tesorillo. Según el comunicado que publicó ayer el Chiclana en redes sociales, "el árbitro reflejó en el acta insultos racistas contra uno de sus asistentes y que la persona que realizó los improperios fue atajada por un jugador, impidiéndole la entrada al campo". Según cuenta Bartolomé Chaves, "todos nuestros aficionados estaban en la grada, incluso los Kriptonitas, por lo que el causante de los disturbios era seguidor del equipo visitante. Se lo dijimos al trío arbitral pero no sirvió de nada". La nota de prensa de anoche también muestra un rechazo rotundo a otros comentarios recogidos en el informe, pues el club blanco afirma que "la botella que impactó en el banquillo visitante, según su delegado, y las amenazas a los jugadores del Tesorillo por parte de la grada son totalmente falsas". Además, aprovechan la ocasión para hacer saber que "el Chiclana está en contra de cualquier actitud que incite a la violencia, el racismo o la xenofobia".

De poco o nada ha servido el recurso interpuesto ante la Federación Andaluza por parte de la entidad del Municipal, pues la sanción de un partido de cierre de campo y la retirada de un punto ha sido ratificada por el organismo regional. Por ello, el encuentro de este domingo contra el San Fernando B se disputará en Vejer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios