"Querían un informe con quiebra"

  • El auditor David Páez reconoce que el consejo de Baldasano le presionó, "por eso tuve que renunciar"

En una junta general de accionistas como la que ayer celebró el Cádiz lo más destacado no fue el déficit cantado de la pasada temporada y el que se espera de ésta, ni la definitiva deuda tan comentada en los últimos tiempos. La bomba informativa, casi esperada desde hace meses, llegó con la intervención del auditor David Páez, quien reconoció haber recibido presiones del anterior consejo de administración para que saliera un informe con quiebra en la auditoría. Páez agregó que por ese motivo decidió renunciar y guardar silencio hasta ayer.

La presencia del auditor David Páez Hernández era muy esperada por los presentes en el Hotel Tryp Caleta, el consejo de administración como dueño del club -con la ausencia de los consejeros Ramón Dávila y Manuel Díez- y una pequeña parte de los accionistas minoritarios. El profesional que lleva un lustro auditando las cuentas del Cádiz tuvo que explicar de manera detallada su informe, especialmente por la interrupción que realizó en la etapa del consejo presidido por Arturo Baldasano y por la salvedad recogida en el punto tres, que afecta a la reclamación de Eléctrica Cádiz en concepto de suministro desde diciembre de 2002 hasta junio de 2006.

De lo primero, lo más jugoso de su intervención, fue al grano sin ningún reparo y señalando a los antiguos dirigentes. "El anterior consejo quería una auditoría a la carta para que saliera un informe con quiebra", subrayó antes de explicar el motivo de su marcha temporal: "El auditor no puede tener ningún tipo de presión, y por ello tuve que renunciar". Páez prolongó la justificación de su medida añadiendo que "esgrimieron unos papeles que no se podían hacer público y por eso tuve que renunciar", con referencia a una documentación de la fase preliminar de la auditoría.

En lo que respecta al asunto de la supuesta deuda con la empresa de electricidad, lo que se puede denominar como el único desacuerdo entre el auditor y el consejo de Antonio Muñoz, Páez argumenta en su informe que "al existir una reclamación judicial firme con allanamiento parcial y al no existir, a nuestro entender, suficientes argumentos que nos permitan coincidir con el criterio contable aplicado por la Sociedad, entendemos que corresponde provisionar en las cuentas anuales la cantidad total reclamada por parte de Eléctrica de Cádiz por valor de 202.269, 96 euros".

La réplica de Muñoz se basa en un acuerdo con fecha del 28 de junio de 1993, por el cual "existe un compromiso municipal para sufragar el gasto que por consumo de luz y agua ocasione el mantenimiento y explotación del estadio Carranza". Del mismo modo, el presidente restó importancia a la salvedad en el informe del auditor señalando que "sabemos que por parte del Ayuntamiento no habrá problemas".

Como surgieron dudas por parte de algún accionista minoritario en cuanto a las cuentas, Muñoz brindó la posibilidad de que se elaborara una contra auditoría.

Por último y a propuesta de algún accionista minoritario, se acordó proponer que a la próxima junta puedan acudir accionistas que tengan un mínimo de cinco acciones y no 13, como ocurría hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios