Fútbol l Tercera División

La Plaza de la Iglesia, centro de la fiesta del Puerto Real

  • La plantilla celebró con los aficionados el pasaporte para la fase de ascenso

Comentarios 3

El empate cosechado por el Puerto Real ante el Sevilla C en el Sancho Dávila sirvió para que el conjunto verdiblanco certificara su acceso a la fase de ascenso a Segunda División B de manera matemática. Un hecho que provocó que se desatara la euforia en el estadio verdiblanco, donde los aficionados saltaron al terreno de juego para abrazarse con los jugadores entrenados por Antonio Cama. Una alegría que más tarde se trasladó a los vestuarios, donde tanto el presidente, Antonio Bohórquez, como el propio Cama pasaron por la ducha, pese a la resistencia inicial mostrada por éste último cuando aún atendía a los medios de comunicación.

Pero ahí no quedó la cosa y los integrantes de la plantilla y numerosos seguidores se desplazaron a la Plaza de la Iglesia para celebrar en torno a la fuente su presencia en el play off. Una vez allí, se sucedieron numerosos cánticos y nuevamente el máximo dirigente del club y, en esta ocasión, el secretario técnico, Salvador Alegre Boro terminaron dentro del agua. Ambos no se pudieron librar del acoso de los futbolistas puertorrealeños, que no cesaban de saltar en el borde de la fuente, jaleados por todos los presentes. Tampoco faltó a la celebración en la céntrica plaza de la localidad, ni la sección de la Furia Pirata ni tampoco un grupo de batucada que horas antes le puso animación a las gradas de campo.

Con todo ello quedó patente la tensión acumulada en los últimos meses, donde después de una mala racha de tres tropiezos consecutivos se sembró cierta inquietud sobre la suerte final del conjunto de la Villa. También salió a relucir la espinita clavada de la campaña pasada, donde una segunda vuelta nefasta privó al Puerto Real de optar a la fase de ascenso.

Un carácter festivo del que hay que reseñar que tuvo un animado origen antes del comienzo del encuentro. Así, a las doce del mediodía se desarrolló una fiesta verdiblanca que sirvió para calentar ambiente. En ella, muchos seguidores pudieron saborear degustaciones de papas aliñás y pinchitos, al tiempo que refrescarse con cerveza. En lo deportivo, cabe apuntar que el técnico gaditano dio descanso ayer a la plantilla y a partir de hoy, los jugadores comenzarán a preparar el interesante derbi provincial ante el Atlético Sanluqueño. Un choque que tendrá lugar el próximo sábado a partir de las seis y media de la tarde en el Sancho Dávila.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios