Baloncesto l Selección española

Pepu no abandona el barco

  • El técnico confirma que continuará hasta los Juegos, si la Federación le deja

El seleccionador nacional de baloncesto, José Vicente Pepu Hernández, reconoció ayer sentirse "perseguido por cambios en comportamientos de la Federación Española" pero "cargado de ilusión y motivación" para dirigir a la selección en los Juegos Olímpicos y cumplir así su ciclo.

El preparador madrileño subrayó que nunca ha pensado en dimitir y que si el presidente de la FEB, José Luis Saez, decide su destitución, su primera sensación sería de "tristeza, nunca de alivio". Asimismo, rechazó sentirse en la obligación de pedir disculpas por ausentarse de la reunión del gabinete técnico federativo.

El seleccionador nacional reconoció que "por cambios de comportamientos de la Federación me siento perseguido". "La semana pasada fue por los acuerdos que tenía con casi todos los clubes de la ACB según dijo el propio Jesús Bueno, secretario general Federación. Esta semana el problema ha sido una reunión en la que ya había anunciado que no podía asistir. La semana próxima espero algo de tranquilidad", dijo.

"Las declaraciones del presidente de la FEB han creado sombras sobre mi continuidad en la selección. Acusaciones graves como la de la incertidumbre sobre falta de profesionalidad y dejación de funciones que contaminan el buen momento de la selección. Parece que sólo me afecta a mí. Pero como parte integrante del equipo y responsable de la preparación quería aclarar esta situación", explicó Hernández.

Pepu rechazó plantearse abandonar el cargo. "Me ha costado muchísimo trabajo tomar la decisión de dejar la selección, me hubiese gustado estar muchos años con el equipo. Ha sido el trabajo de mi vida y supuso un sacrificio. Pero debo ser consecuente con mis pautas de comportamiento. Pido que no se distraiga a la selección. No lo merece", insistió.

José Vicente Hernández, que el martes mantendrá una reunión con el director deportivo Ángel Palmi y con el director general de la FEB, Jesús Bueno, considera que el inicio de las diferencias comenzaron al día siguiente del Europeo de Madrid. "Hubo un medio de comunicación que publicó cosas que me afectaban directamente. Cuatro veces me he enterado de situaciones que me afectaban por los medios. Me dio la sensación de que tras anunciar que dejo la selección tras los Juegos hubo diez días en que estaba como viéndolas venir", agregó.

Por último, la posibilidad de que Jose Luis Saez decida su cese no fue valorada por el seleccionador. "No tengo capacidad para influir en las decisiones de otros. Por eso es mejor que se aclare todo. Los jugadores necesitan saber quién va a ser su entrenador y los compañeros que van a tener".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios