Fútbol l Primera División

Paso del Sevilla hacia la Liga de Campeones a costa del Racing

  • Los dos goles de Fazio son un jarro de agua fría para unos cántabros inferiores

Comentarios 1

El Sevilla, con dos goles del argentino Federico Fazio y uno de Moratón en propia puerta, se impuso merecidamente al Racing en El Sardinero y sumó tres puntos con los que da un paso importante hacia la Liga de Campeones mientras que el Racing ve peligrar su puesto de UEFA.

El partido empezó sin un dominador claro, pero según iban pasando los minutos el Sevilla se hacía con el dominio del centro del campo, aunque sin crear peligro al cerrar bien sus líneas el Racing. Sin embargo, la primera ocasión clara fue para los locales, que dispusieron de una pena máxima, por una mano de Dragutinovic, que falló el argentino Aldo Duscher con un disparo que repelió el larguero a los 15 minutos. Y, un par de minutos después, Palop se lucía ante un disparo de Smolarek que iba a la escuadra.

El que no perdonó fue el Sevilla, que avisó con un duro disparo desde la frontal del área de Dani Alves, que se fue por línea de fondo al golpear en Colsa y, en el consiguiente saque de esquina Fazio remató de cabeza ganando en el salto a César Navas, para batir a Toño.

A partir de ahí el Sevilla pudo aumentar su ventaja, primero con una jugada de Luis Fabiano, cuyo disparo despejó Ayoze, con Toño ya superado, y luego con un nuevo cabezazo de Fazio, que salió ligeramente desviado.

El Racing, además de quedar tocado tras el gol, continuó perdonando, como en la doble ocasión que desperdició Tchité solo ante Palop. El meta sevillista le paró un disparo a bocajarro y su rechace cayó a pies del burundiano, que se llenó de balón y chutó a las nubes.

Y aún hubo tiempo antes del descanso para que Kanouté, en jugada personal, engatillara un gran disparo desde el vértice del área, que se estrelló en la cruceta.

En el arranque de la segunda parte Palop salvó al Sevilla con una buena intervención ante un remate de Pablo Álvarez.

Marcelino se la jugó para tratar de cambiar el signo del partido y sentó al impreciso Pablo Álvarez, sustituido por Pedro Munitis, como refuerzo de la pareja formada por Smolarek y Tchité.

De poco sirvió el cambio porque, apenas seis minutos más tarde, Fazio marcaba su segundo gol, al aprovechar un rechace de la defensa racinguista y disparar raso y cruzado lejos del alcance de Toño. Y, hasta el final, el Racing lo intentó, incluso después de quedarse con diez al ser expulsado Ayoze, por doble amarilla.

Y, con el tiempo cumplido, Renato disparó a puerta y el balón pegó en Moratón para hacer el 0-3 definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios