Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Li-Ning 'vuela' sobre el estadio

Li Ning, el encargado de encender el fuego olímpico, encarna como ningún otro la versión china del sueño americano: pasó de la pobreza absoluta a convertirse en empresario multimillonario. El ex astro de la gimnasia, de 44 años, nació en septiembre de 1963 en Guangxu, una de las provincias chinas más pobres en el sur del gigante asiático. Tuvo un obstáculo adicional: Li no es un chino de la etnia han, sino de la minoría de los zhuang. Su talento le sirvió para salir de la miseria. En 1984, ganó tres oros, dos platas y un bronce en los Juegos de Los Angeles. En su patria, sus logros le valieron el apodo de "príncipe de la gimnasia".

Li puso fin a su carrera deportiva en 1988 y se convirtió en exitoso fabricante de ropa y artículos deportivos. Poco habitual para China es el hecho de que llamara a la empresa con su propio nombre. Li-Ning Sports Goods compite en China con Nike y Adidas. De hecho, viste al equipo olímpico español.

Para el deportista, la presencia estelar en la ceremonia de inauguración en el Estadio Nacional valió la pena: inmediatamente después de conocerse los primeros rumores sobre su presencia allí, se dispararon los valores de las acciones de su empresa en la bolsa de Hong Kong.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios