Fin del ciclo Pepu Hernández

  • José Luis Sáez, presidente de la FEB, alega "incumplimientos contractuales" para justificar la destitución del técnico, que dice que hay "algo personal" en la decisión

Comentarios 3

Un cara a cara de escasos cinco minutos entre el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, y el seleccionador nacional, Pepu Hernández, cerró el ciclo del técnico al frente de España con una fría despedida y una nota oficial que achaca distintos incumplimientos contractuales al entrenador como razón de la ruptura.

Ahora, con la salida del técnico campeón del mundo (Japón 2006) y subcampeón de Europa (Europeo 2007), se abren dos cuestiones básicas: la primera, la liquidación del contrato entre el seleccionador y la FEB, según ésta indefinido; la segunda, la contratación inmediata de un sustituto, puesto que España debe empezar la concentración previa a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

En la nota oficial rezan tres argumentos para explicar el relevo: "el incumplimiento de compromisos contractuales"; "la falta de respeto institucional y personal hacia la FEB y varios de sus miembros directivos por lanzar, sin fundamento alguno, acusaciones de persecución y maltrato"; y, por último, "las condiciones de trabajo poco propicias creadas por todo lo anterior a menos de dos meses de la participación en los Juegos". De cualquier modo, Sáez aseguró con posterioridad al encuentro que el detonante de la destitución se produjo el miércoles, cuando el técnico afirmó que se sentía "perseguido".

"Aquí se ha dudado de la profesionalidad del presidente. Y yo soy un profesional que también tiene hijos y familia" afirmó Sáez, que anunció que buscará "al entrenador que mejor se adapte a la selección" y que él es quien sufre "el mayor coste personal de una decisión que no es popular" y que adopta porque entiende que la continuidad del entrenador sería "un perjuicio" mayor para el equipo que la opción del relevo. "No es una decisión cobarde, lo cobarde hubiera sido mirar a otro lado. Por eso no me consideraría culpable si no logramos medalla en los Juegos", afirmó Sáez.

Pero Pepu también dio su versión. "Me da la impresión de que el presidente no cree en los derechos de las personas. No lo podía imaginar, pero ahora me estoy dando cuenta de que a lo mejor es algo sencillo de ver: a este presidente no le caigo bien y tiene que ser algo personal, porque no puede ser algo profesional", señaló el técnico que condujo a España a la medalla de oro en el Mundial 2006, que añadió: "Lo que me había molestado ha sido el retraso de una decisión de la que se está hablando. Lo he leído tanto en los periódicos que parecía que todo el mundo sabía más que yo".

Por último, el madrileño cree que la relación con la Federación cambió desde que anunció su adiós. "Después de que dijera que iba a dejar el equipo tras los Juegos, siempre después, cambiaron muchas cosas y hubo comentarios duros hacia mí. Es una pena, porque quería acabar mi trabajo con la selección en Pekín", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios