Cádiz | málaga · la previa

Escollo de nivel en plena progresión

  • El Cádiz recibe al Málaga en su mejor momento de la Liga · Calderón prueba con el mismo once que ganó en Tarragona

Las exigencias del calendario provocan que el Cádiz tenga que afrontar tras el parón navideño uno de los partidos más complicados de la temporada. El equipo comandado por Calderón salvó con nota los últimos compromisos de 2007 y sacó siete de los nueve puntos que se jugaba contra rivales de la talla de la Real Sociedad, Celta y Nástic. Ahora toca el turno del Málaga, el equipo que más ha llamado la atención desde que comenzara la Liga, a pesar de que en este momento no sea el primer clasificado.

Sólo ha perdido cuatro partidos el conjunto costasoleño en el campeonato y se da la circunstancia de que tres de ellos han sido como visitante. Puede ser casualidad o puede ser que el equipo que adiestra Muñiz baja algo su rendimiento lejos de La Rosaleda, donde ha sido capaz de sumar puntos con fruición, incluso en partidos en los que ha vivido exclusivamente de su gran pegada. Cayó en Elche, volvió a repetir en Albacete y hace poco mordía el polvo en Anoeta. Un motivo para la esperanza en el cuadro gaditano.

Pero, realmente, en el Cádiz no se está tan pendiente del rival. Los últimos resultados han elevado la moral del grupo y existe una fe ciega en el trabajo que viene realizando Antonio Calderón. Ha sido una semana atípica en el trabajo por la fiesta del inicio del año, por el regreso tardío de algunos de sus futbolistas y por la ausencia de Calderón en varios entrenamientos por una inoportuna gripe, pero en el seno de la plantilla se asegura que el equipo sigue tan fuerte como antes de las vacaciones o incluso mejor, ya que ha recuperado del todo a algunos futbolistas que arrastraban molestias.

El primer partido tras la marcha de Lucas Lobos se saldó con una victoria, pero ahora hay que enfrentarse a otro examen. Normalmente, el argentino era el jugador más vertical de los amarillos en los partidos como local por el entramado defensivo de los rivales. El Cádiz se encomendaba a él ante la falta de espacios, pero ahora habrá que agudizar el ingenio para encontrar otras vías. En su puesto jugará Parri, que tiene ante sí la reválida de demostrar que se merece la confianza puesta en él por el entrenador, tras las salidas de Lobos y de Pavoni.

Se mide el Cádiz a un contrincante muy sólido, al que ha sabido ensamblar de una manera casi milagrosa su entrenador tras confeccionar una plantilla con múltiples novedades. Dispone de una defensa bastante segura y en ataque disfruta de la calidad de Antonio Hidalgo, el sueño imposible de Félix Carnero. El catalán ordena y llega al área rival y de eso se aprovecha el resto del equipo. Dispone de gente importante como Calleja, Baha o Salva, a los que habrá que atar en corto para que no dispongan de espacios. Sobre todo, hay que fijar de cerca el pase de Hidalgo y no perder balones para no dar pie a sus contragolpes.

Será fundamental la incorporación de los laterales para romper el muro blanquiazul y el apoyo de los medios centros en la creación, donde no se le puede dar toda la responsabilidad a Parri. Según el ensayo realizado ayer por Calderón, confiará en el mismo once del Nou Estadi de Tarragona y, por lo tanto, tendrán que dar el callo futbolistas como Nano, Enrique o Dani, que deben marcar diferencias. Es una ocasión para seguir engordando la ilusión y, de camino, enjugar un poco la desventaja con la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios