Despedida del Cádiz B con resignación

El Cádiz B se despidió de la temporada con una derrota y con la moral tocada por las decisiones del colegiado, y es que cuando un árbitro pretende ser el protagonista del partido, lo único que pueden hacer los futbolistas es resignarse.

El conjunto que dirige Richard López salió a tumba abierta, pero se encontró con la inspiración del guardameta visitante Aragón que desbarató cualquier ocasión de peligro. La más clara la tuvo Caballero en el minuto ocho, cuando Nico se aprovechó de un error defensivo de Javi González para asistir al mediapunta cadista que no supo definir cuando se encontraba solo con el portero rival.

Tras el intenso inicio, el partido se enfrió y fue entonces cuando el árbitro comenzó a mostrar su arrogancia encarándose con los futbolistas que protestaban las acciones que no entendían. Es complicado comprender que Bienve vea una amarilla por tirarse y Martínez, en la siguiente jugada, no por hacer lo mismo.

En la reanudación Mohamed se encargó de matar el encuentro en el minuto 55 con un certero cabezazo a la red tras un saque de esquina, mal defendido por los jugadores del filial amarillo.

A los cinco minutos el juez de línea anula un gol a Weto por fuera de juego, cuando era posicional de un compañero. La jugada sirvió, al menos, para despertar al Cádiz B que acorraló al rival en su campo, un Sevilla C que se limitó a perder tiempo y a evidenciar unas artimañas innecesarias en un partido en el que no se jugaba nada, tan sólo el orgullo de vencer a un contrario con el que hay mucha rivalidad.

El filial amarillo tuvo una última ocasión para lograr el empate en los pies de Bienve que recogió un mal despeje de la defensa para salir como una flecha hacia la portería seguido de un rival al que recortó de tacón pero luego tiró flojo a las manos del portero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios