san fernando cd | cartagena

Cien por cien efectivo

  • El Cartagena derrota con sólo dos llegadas a la escuadra isleña

Nano Cavilla intenta marcharse de un contrario en el partido de ayer entre los isleños y el Cartagena. Nano Cavilla intenta marcharse de un contrario en el partido de ayer entre los isleños y el Cartagena.

Nano Cavilla intenta marcharse de un contrario en el partido de ayer entre los isleños y el Cartagena. / román ríos

Muy poco tuvo que hacer el Cartagena ayer para llevarse los tres puntos del Iberoamericano. Dos pinceladas, dos latigazos, dos acciones puntuales, dejaron a los isleños con la miel en los labios y llevaron todo el trabajo que habían realizado hasta ese momento al traste. Y es que, entre los equipos grandes y los equipos chicos, la diferencia está en la pegada, en el acierto, en eso que cuesta tanto dinero, el gol.

Pues ayer, el Cartagena, que durante muchos minutos del encuentro estuvo dominado por el San Fernando, solamente tuvo que acertar las dos que le llegaron, aprovechar dos errores puntuales de la zaga, para llevarse el gato al agua. Mientras tanto, habían visto como los isleños lo habían intentado de todas maneras posibles, encontrándose siempre el mismo muro, la falta de efectividad.

El partido comenzó con el empuje local, no en vano los de José Pérez Herrera habían decidido tener el factor viento a su favor en la primera mitad. Quizás los azulinos eran conscientes de que un tanto cambiaría, y mucho, el transcurrir del partido porque pertrechados en su campo los isleños harían mucho daño a la contra. Pero el tanto no quería llegar y a pesar de que al minuto del inicio, en la salida de un córner ya avisaban los de La Isla, no es menos cierto que los cartageneros también dieron muestras, a través de su ariete Aketxe, en el dos y en el seis, que sus intenciones eran el desbaratar el entresijo lo antes posible.

Eso transformaba el choque, al menos, en electrizante y competido. Sin mucha profundidad, pero con unas dosis importantes de incertidumbre sobre lo que podría pasar.

Y pasó que llegó la más clara, la que podía haber cambiado el rumbo total del choque, la que se estaba esperando como agua de mayo, la crucial. La tuvo Carri, y transcurría el minuto 13 de juego. El centrocampista, a pase de Pau Franch, se quedaba mano a mano con Marcos y con todo a su favor para marcar. Pero los isleños, y a las pruebas hay que remitirse tras cuatro partidos, andan con la pólvora más que mojada, chorreando.

No acertó Carri, que la mandó a las nubes, y se esfumó la más clara ocasión de gol, a lo que continuó el susto en el equipo de Cartagena, que se dio cuenta que no podía jugar con tanta algarabía ante un equipo que ya ha demostrado con creces de lo que es capaz.

Un centro-chut de Pedro Ríos que repelió el poste, en el 21', y un disparo de Galindo, en el 42', fueron las dos ocasiones restantes de los isleños antes de que comenzase, con el inicio de la segunda mitad, a caer el diluvio universal en el Iberoamericano de Bahía Sur.

El viento, la lluvia, la tormenta rompió los planes de los de Pérez Herrera, a los que les costaba un mundo, con el viento en contra, el llegar a las inmediaciones de Marcos.

Pero aún así, en el 52', una dejada de Carri a Óscar Martín terminó con un disparo del canario con todas las intenciones del mundo para romper la balanza del lado local. Fue el momento en el que entró en acción el cancerbero del Cartagena que, con una enorme parada, mandó el cuero a córner.

Todo apuntaba a que tras los errores cometidos el partido se encaminaba al cero a cero con el que ya casi nos tiene acostumbrado los isleños, pero llegó el fatídico minuto 62. En el mismo, un error defensivo permitió que Rubén Cruz, en el segundo palo de un desconcertado David Ramírez, pusiese el cero a uno en el marcador.

Pérez Herrera ya lo avisaba en la previa. Había que estar muy atentos porque cualquier error se pagaría caro. Y así fue. La primera llegada del equipo cartagenero a las inmediaciones del área isleña terminó con el cero a uno del que ya no se recuperaron los de La Isla. Era injusto que después de tutear a un equipo tan poderoso como el Cartagnera, después de tener las ocasiones de gol más claras y después de hacerse merecedor de ir por delante en el marcador, todo se torciese.

Los isleños parecieron bajar los brazos. Pareció que ya no les quedaban fuerzas para ir remando contra corriente en el temporal que estaba cayendo. Pareció que de un plumazo las ilusiones se iban por la borda. Y para colmo de males, en otro error, en otro despiste, en otra jugada desafortunada, Atkexe sentenciaba el partido con un cero a dos que dejó helado y descompuesto a todos, incluido jugadores.

No se pudo hacer nada. Habían sido dos llegadas y dos goles y, ante eso no se puede luchar. Es la diferencia entre el grande y el pequeño, la pegada, el gol, el acierto y con un cien por cien de efectividad el Cartagena se llevó tres puntos de ilusión de un San Fernando que tiene que levantar la cabeza porque todavía tiene camino que recorrer, porque sus aspiraciones siguen intactas y porque ya ha demostrado de lo que es capaz esta temporada.

David Ramírez H

Gabi Ramos H

Lolo Guerrero H

Zamora H

Nano Cavilla H

Theo H

Carri H

Galindo H

Buba, 67' H

Pau Franch H

Pedro Ríos H

Jacobo, 78' H

Óscar Martín H

J. Casares, 78' s.c.

Marcos HH

Óscar Ramírez H

Jesús Álvaro H

Moisés HH

Michel Zabaco HH

Chavero HH

Cordero H

S. Jiménez, 63' H

Hugo Rodríguez H

Gaspar H

Zalazar, 46' HH

Rubén Cruz HH

Aketxe HH

Aguilar, 81' s.c.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios