XII TROFEO DE LA SAL

El Candray se marcha a Huelva (0-0)

  • El San Fernando cae ante el Recreativo en la tanda de penaltis. Los azulinos muestran grandes maneras, sobre todo en la segunda mitad, pero carecen de remate. Doblas detiene una pena máxima durante el partido.

Javi Casares intenta conducir el esférico ante la presión de un contrario. Javi Casares intenta conducir el esférico ante la presión de un contrario.

Javi Casares intenta conducir el esférico ante la presión de un contrario. / J.A.

El maravilloso y monumental Candray que se conquista al vencer en el Trofeo de la Sal, se marchó para Huelva. El equipo onubense, que demostró que ha realizado un desembolso importante para codearse con los equipos grandes del grupo IV, solamente pudo ganar en la tanda de penalties, donde los isleños erraron en dos ocasiones por una los onubenses.

Pero los de La Isla demostraron que tienen mimbres para hacer grandes cosas esta temporada. No es menos cierto que debe, y tiene, que apuntalar lo que hay y que tienen, y deben, de llegar tres jugadores vitales e importantes en el transcurso de los próximos días, concretamente un defensa, un centrocampista y, sobre todo, un hombre gol que termine de ratificar el juego azulino con la culminación de las jugadas.De eso adolecen los isleños que, aunque contaron con sus oportunidades le faltó remate, sobre todo en la segunda mitad, donde el juego fue mucho más fluido y los continuos centros desde ambas bandas de los de Herrera no encontraron nunca rematador.

Los azulinos tutearon a un poderoso rival, que cuenta con hombres importantes en sus filas, aunque no es menos cierto que los de Casquero contaron con las más claras oportunidades de gol en el transcurso del choque, la más clara en el minuto 84 en un penalti donde Toni Doblas se hizo enorme para atajar el disparo de Núñez, aquel centrocampista que quedó campeón de Europa con el Liverpool de Rafa Benítez.El encuentro comenzó dubitativo, quizás porque ambos equipos no se acomodaban al fuerte viento de levante reinante y quizás porque los primeros 20 minutos fueron de tanteo, de conocer las intenciones del contrario, de analizar si el choque era una prueba típica de pretemporada o si iba mucho más en serio.Y fue lo segundo, porque tras la primera oportunidad de Lazo en un disparo lejano que rechazó la defensa isleña, Lolo Guerrero a la salida de una falta cabeceó inocente. Corría el minuto 20 de juego.En el 38’ llegó la jugada más importante de la primera mitad. Un error típico de las fechas en las que nos encontramos de preparación en el centro del campo permitió a Rafa de Vicente montar una contra que prolongó a la banda donde Carlos Calvo se inventó un centro medido a la cabeza del siempre presente Lazo que remató a bocajarro. Pero no contaba con Toni Doblas que realizó la intervención de la noche.Con un disparo a bocajarro al cuerpo de Marc Martínez de Theo, cuando la primera parte expiraba, se cerró el primer acto de un trofeo que alcanzaba este año su vigesimosegunda edición.

En la segunda, en contra de lo que es habitual, carrusel de cambio, juego deslucido y probaturas, el partido fue a mejor y ambos equipos se quitaron de encima el corsé ofrecido en la primera mitad. Herrera dio profundidad a las bandas, sobre todo a la de Zafra y Juanje, que ya había percutido en el último amistoso con dos balas en el choque ante el Xerez de Pepe Masegosa, pudo prolongar su racha con un libre directo que se marchó pegado a la base del poste por escasos centímetros.

Álex Zambrano, hijo del presidente de la entidad verdiblanca, el que fuese entrenador del San Fernando, Manolo Zambrano, dio también profundidad al cuadro onubense y una internada suya fue rematada por Lazo, que soñó por tercera vez consecutiva con Toni Doblas.

Con la jugada del penalti de Sergio Noche al propio Álex Zambrano, la intervención del cancerbero isleño, y la tregua dictada por ambos equipos se cerró el segundo capítulo de una obra que tendrá su continuidad en la temporada oficial que comienza dentro de escasos seis días.

El San Fernando mostró maneras, hechuras, ganas y entusiasmo, pero le falta gol, le falta algo más que debe de llegar. La lotería de los penales le privó de volver a levantar su Candray, ese que ayer se marchó por primera vez, para Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios