fútbol Segunda División B

La Balona tira por tierra un triunfo seguro

  • La escuadra linense ganaba 0-2 en El Ejido a falta de siete minutos

Los jugadores del CD El Ejido 2012 celebran el gol del empate ante la decepción de los balonos. Los jugadores del CD El Ejido 2012 celebran el gol del empate ante la decepción de los balonos.

Los jugadores del CD El Ejido 2012 celebran el gol del empate ante la decepción de los balonos. / rafael gonzález

La Balona olvidó ayer el tópico de los tópicos. Ése que recuerda que hasta el rabo todo es toro, que algún sabio tradujo en aquello de que hasta que no pasa el último gato no hay que dejar de decir zape. Los albinegros tenían literalmente ganado el partido en El Ejido como compensación a 80 minutos notables, muy notables. De equipo serio. De aspirante a casi todo. Vencían 0-2 en el 83' y todo parecía estar visto para sentencia. Sin embargo, dos errores defensivos propios del duelo en la cumbre entre dos clases de parvulitos de primer año de colegio de pueblo pequeño privaron a la Balompédica de un triunfo al que se había hecho acreedor con trabajo, orden y alguna genialidad ofensiva. Por no hablar de un tercer fallo atrás en el que el árbitro Mohamed Massat se mostró, como poco, generoso, porque si hubiese pitado penalti tampoco hubiese pasado nada.

Lo triste de este empate -que igual antes del partido se hubiese dado hasta por bueno, pero que ahora da rabia, mucha rabia- es que la Balona hizo muchas cosas bien en el Santo Domingo. La escuadra albinegra volvió a dar muestras -hasta el minuto 83- de ser un conjunto solidario, ordenado, capaz de controlar el tempo de juego. Un buen equipo, por mucho que a veces no sea precisamente agradable al paladar.

Lo de después resulta incomprensible. Es verdad que el miércoles le pasó algo parecido a un conjunto del presupuesto del PSG y que el sábado estuvo a punto de sucederle lo mismo al Sevilla en Las Palmas. Porque al fin y al cabo el fútbol sobrevive por los errores. Pero ese razonamiento solo hace poner en valor lo del "consuelo de muchos". Sobre todo en un día en el que los puntos hubiesen supuesto tanto siquiera en el plano moral.

En el 83' Cobos releva a Mario Madrigal, que ya tenía una tarjeta, para protegerle de la expulsión y dio entrada a Juanmi Carrión. Una decisión que acabaría por volverse macabramente en su contra.

Un instante después Velasco entró en el área y primero Mario Gómez y después Olmo le entraron como de mentirijillas. El atacante acertó a mandar el balón al marco

El duelo dejaba de estar en punto muerto y El Ejido buscaba el empate con balonazos largos, a la desesperada. Y Juanmi Carrión entró en el área como un elefante en un laboratorio y se llevó puesto a Pino. Era penalti y el empate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios