Fútbol l Segunda División A

Antoñito obra otro milagro imposible

  • El Xerez remonta con dos goles del sevillano y sale de los puestos de descenso

El milagro está más cerca. El Xerez ya acaricia la permanencia con la punta de los dedos. Esteban Vigo y sus pupilos están a un pasito de conseguir una gesta que hace apenas tres meses parecía imposible. La unión, la fe, la confianza y el trabajo, ahora sí bien hecho, están dando sus frutos y este nuevo Xerez durmió anoche fuera del descenso después de 27 jornadas de sufrimiento.

Ahora sólo queda que los resultados de la jornada también favorezcan a los azulinos pero eso ya importa menos porque los xerecistas dependen de sí mismos y sólo están a dos triunfos de la gloria. El Deportivo seguirá siendo equipo de Segunda si gana dos partidos de los cuatro que restan.

El encuentro ante el Castellón tenía trampa. Pepe Murcia conocía bien a la plantilla, no en vano tuvo a sus órdenes a gran parte de esos jugadores la pasada temporada, y vendió tremendamente cara la derrota. Tan cara la puso que Esteban Vigo tuvo que encomendarse nuevamente a Antoñito para lograr la gesta.

El sevillano se ha convertido en ídolo de todas las aficiones de los equipos por los que ha pasado y eso es por algo. Tiene duende y talento y cuando le da por alzar la voz y mostrar todo ese talento que lleva dentro está un escalón por encima de la media no sólo de los jugadores de Segunda, también de los de Primera División. Antoñito es un ídolo para los seguidores sevillistas, lo es para los recreativistas, a los que les dio un ascenso a Primera, para los racinguistas, para los murcianistas y por si alguien tenía la más mínima duda, también para los xerecistas. Sus dos goles de ayer, cuando todo parecía perdido, tienen su peso oro, valen media permanencia y quien sabe si buena parte del futuro de la entidad. Cuando el Romario del Polígono puso el balón fuera del alcance de Carlos Sánchez en el minuto 94 de partido, el tiempo se detuvo en Chapín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios