primera división femenina

Actuación paupérrima del Cádiz FS que le cuesta encajar 10 tantos

Oliva estaba apesadumbrado. Oliva estaba apesadumbrado.

Oliva estaba apesadumbrado. / jesús marín

Partido horroroso el que ofrecieron ayer las jugadoras del Cádiz FS en su visita al Móstoles, un equipo que no figura entre los primeros clasificados pues hasta esta jornada de la Primera División femenina de fútbol sala ocupaba la 11ª posición de la tabla. La decena de goles encajada supone un fortísimo golpe para la moral de una plantilla dispuesta a no arrojar la toalla a pesar de su situación casi desesperada. Para colmo, alguno de los rivales directos en la pelea por eludir las plazas de descenso se salió ayer con la suya y sumó tres puntos de una tacada.

El enfrentamiento contra el Móstoles fue para olvidar desde su mismísimo comienzo, pues antes de cumplimentarse los tres primeros minutos ya se habían encajado un par de tantos que quebraban todos los planes elaborados en la preparación del choque durante la semana. Las pupilas de Kiko Oliva actuaron con una incomprensible falta de intensidad desde los instantes iniciales, sobre todo en el aspecto defensivo. Eso propició que los tantos fueran cayendo con más asiduidad de lo recomendable en el portal gaditano.

Una tímida reacción pareció producirse en la recta final de la primera parte, pero a la vuelta de vestuarios llegó la puntilla en el primer minuto, cuando un error nada más comenzar, jugando de cinco, dio lugar a un gol a puerta vacía desde lejos. Ahí se acabó la historia, si es que la hubo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios