Chiclana

Más de 60 personas se beneficiarán en breve de la Ley de Dependencia

  • Otras 400 solicitudes de ciudadanos chiclaneros esperan la resolución de la Junta de Andalucía · Con la entrada del nuevo año, estas ayudas se amplían a los dependientes severos de grado II

Comentarios 1

Más de 450 personas residentes en la localidad han solicitado, en los primeros nueve meses de funcionamiento de la Ley de Dependencia, una valoración para conocer si pueden beneficiarse de las ayudas que contempla esta normativa estatal puesta en marcha en el pasado mes de abril. De ellas, más de 60 han recibido ya una respuesta positiva por parte de la Junta de Andalucía, administración encargada de gestionar la legislación relativa a Servicios Sociales. Todas ellas han sido catalogadas como personas dependientes de grado III o grandes dependientes, lo que significa que tienen un grado de movilidad casi nulo. Ésta es la única categoría que recogía la Ley como beneficiarios en la primera fase de su implantación. No obstante, con la entrada del nuevo año, también podrán acogerse las personas dependientes de grado II o severo, en su nivel más alto, lo que supondrá un importante incremento en el número de ciudadanos que puedan beneficiarse de las ventajas legales. En este sentido, la legislación se irá ampliando progresivamente hasta que, en el año 2015 según el calendario prefijado, tengan cabida todas las personas dependientes.

Las dos técnicas municipales encargadas de atender a los ciudadanos chiclaneros que soliciten una valoración de acuerdo a la Ley de Dependencia han señalado que "la mayor parte de las personas que han solicitado hasta el momento beneficiarse de esta normativa coincide con los requisitos exigidos, es decir, son personas dependientes de grado I, aunque muchas están aún a la espera de la resolución de la Junta porque, como la Ley está comenzando a funcionar, aún se está ajustando el personal y los trámites administrativos son más lentos".

Pero poco a poco se está dotando de más recursos esta Ley. En la localidad, esto se refleja con la incorporación a la plantilla encargada de este ámbito de dos auxiliares administrativas, que se encargarán de todos los trámites burocráticos que conllevan las solicitudes de valoración y que permitirá a las dos trabajadoras sociales dedicarse exclusivamente a la labor de filtro, información y asesoramiento a los interesados.

Estas técnicas, Margarita Castilla y Victoria Cano, apuntan que la mayor parte de las solicitudes registradas hasta ahora corresponde a personas muy mayores que son cuidadas por sus familiares y que esperan recibir una ayuda económica.

En este sentido, desde la Delegación de Servicios Sociales destacan que "no se ha entendido muy bien entre la población lo que realmente supone esta Ley. La mayoría de las personas únicamente se quedan con la idea de la paga".

Por ello, las trabajadoras sociales responsables del proyecto señalan que "lo primero que hay que explicar qué significa exactamente dependencia, porque algunos la confunden con minusvalías o estados pasajeros de reducida movilidad, como el periodo de reposo tras una operación". "Lo que la valoradora va a contemplar es qué es lo que esa discapacidad o enfermedad le impide hacer para el normal desarrollo de su vida diaria", explica Margarita.

Éste es el cometido principal de estas técnicas: informar a los interesados y dar curso a las solicitudes de información. Posteriormente, cuando ya han recibido la resolución positiva por parte de la Junta, valoran cuál es el tipo de recurso disponible más indicado para cada caso concreto a través de varias entrevistas personalizadas en las que se elabora un programa individual de atención, denominado PIA. "En la mayoría de los casos prefieren la ayuda económica, pero en muchas ocasiones nosotras les recomendamos que es preferible el ingreso de la persona dependiente en una residencia", asegura Margarita. "En muchas ocasiones se trata de personas de edad muy avanzada que son cuidadas por sus hijas, que también son muy mayores y no van a poder atenderlas correctamente en unos años", apunta en este sentido Victoria.

"Los familiares a veces no quieren ingresarlos porque dedican toda su vida a cuidarlos y, si pierden esta labor, su vida puede encontrarse más vacía o piensan que eso es como abandonarlos, aunque desde un punto de vista médico sea lo más conveniente", indica Victoria.

A pesar de ello, las técnicas aseguran que, casi siempre, se siguen sus recomendaciones. Además, hay que tener en cuenta que el estado de salud de la persona dependiente probablemente vaya variando con el paso del tiempo, por lo que la Ley contempla posibles variaciones en la situación de dependencia de estas personas.

"Aunque ha habido mucha desconfianza y muchos malentendidos, la Ley está funcionando muy bien. Aún faltan recursos que se irán poniendo a nuestra disposición poco a poco. Al mismo tiempo se irán agilizando los trámites burocráticos y los recursos se aprobarán con mayor celeridad", asegura Margarita.

Para este año, con la ampliación en el grado de dependencia para las personas que pueden beneficiarse de estas ayudas, las técnicas prevén que otro gran número de chiclaneros presenten su solicitud de valoración en los próximos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios