El aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor abrirá tras el verano

  • El edificio de locales comerciales y oficinas se inaugurará en una segunda fase, sin que exista por el momento fecha aproximada · Las obras del proyecto global, no obstante, ya han superado su ecuador

Comentarios 7

El aparcamiento subterráneo que se construye en la Plaza Mayor podrá comenzar a dar servicio a los ciudadanos a partir de finales del próximo verano, concretamente en torno al mes de septiembre, según anunció ayer a pie de obra el alcalde chiclanero, Ernesto Marín. Para el resto del proyecto, del que también forman parte un complejo comercial y una planta destinada a oficinas, no existe fecha concreta aún de inauguración, ni tan siquiera estimada, según reconocieron ayer los responsables de la UTE Airesur-McPuar SA, adjudicataria de esta iniciativa.

De momento, y en lo que respecta a su conjunto, las obras han cruzado ya su ecuador tras superar el 50 por ciento de los trabajos previstos. Sin embargo, y a nivel individual, las actuaciones se encuentran en una situación muy distinta.

Así, el aparcamiento subterráneo está ya prácticamente terminado en su totalidad en lo que a estructura se refiere, a expensas tan sólo de pequeños detalles, como son los accesos peatonales, la instalación del sistema de ventilación, la última capa de pavimento, la señalización o parte de la pintura, ya que incluso algunas columnas dejaban ver ayer su color definitivo durante la visita que llevaron a cabo el alcalde, Ernesto Marín; el delegado de Urbanismo, José Pedro Butrón; y la delegada de Tráfico y Seguridad, María Ángeles Polanco, junto con representantes de la UTE encargada de las obras, entre los que se encontraban su gerente, José María Aguilar; el director de Desarrollo y Negocio de McPuar SA, Gonzalo Fedriani; la directora general de la División de Ingeniería, Servicios y Medio Ambiente de MP, Isabel Ríos; y el director técnico de la obra, Víctor Mínguez.

Pero si el aparcamiento está ya prácticamente terminado, no ocurre lo mismo con el resto del proyecto, que sufrió en sus orígenes un considerable retraso debido a la aparición de restos arqueológicos, por una parte, y la necesidad de desviar numerosos servicios para poder ejecutar los trabajos de excavación del aparcamiento subterráneo. Así, ha sido necesario proceder a la sustitución y mejora de 1.200 metros de tubería de saneamiento, a 500 metros de tubería de abastecimiento de agua y a 15.000 pares de líneas de telefonía.

Actualmente, el centro comercial y de locales de oficina se encuentra en la fase de albañilería, especialmente en lo que a la fachada se refiere. En este sentido, ayer volvió a quedar de manifiesto el rechazo del equipo de gobierno municipal a la fachada del centro comercial, que será completamente lisa, sin cornisa alguna, y pintada de blanco, atendiendo la normativa impuesta por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y que obliga a que las construcciones en el casco histórico de Chiclana sean de "tipo neutro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios